¿Sade? ¿Houdini?

Un verdadero refinamiento es, ciertamente, el volver nuestra mirada a la estética con la que convivió el Divino Marqués, también conocido como Monsieur Six (era el número de su celda, donde escribió sus mejores obras).

A primera vista se podría pensar que esta es una imagen de "bondage". En cierto modo lo es, en la medida en que la imagen de un hombre sujeto y encadenado es la de un "esclavo". Pero aclaremos: es el Gran Houdini.

Buen Amo, Buen Jardinero

Elija bien la semilla que con ilusión adquiere, valorando si es la especie adecuada para el clima de su morada, si tiene la capacidad para proporcionarle los cuidados que requiere.
*
Nútrame a diario con sus enseñanzas, su paciencia, su control y su atención porque los necesito como una planta ansía diariamente el agua.
*
Enderéceme con su disciplina y sus castigos cuando advierta que mi tallo se inclina, para así poder crecer erguida, para no desviarme de la trayectoria que Usted ha elegido para mí, para ascender orgullosa de su complacencia ante mi correcta entrega.
*
Corte mis ramas y hojas secas para que en su lugar nazcan tiernos brotes que crezcan más perfectos que los que un día hubo en su lugar.
*
Ilumíneme con la autoridad de su presencia para poder ofrecerle las hojas más verdes y brillantes y los frutos más coloridos y carnosos.
*
Fumígueme cuando considere oportuna mi protección ante los indeseables insectos que a veces acechan. No permita que corrompan su más bella flor, tan frágil e inocente en ocasiones.
*
Deposite fertilizante en la tierra que envuelve mis
raíces cuando me considere merecedora de ello.
Deseo sentir esa aprobación en su mirada,
ese orgullo en su pecho, ese tacto de su caricia…
que refuercen mis buenos actos y me impulsen a continuar creciendo con mayor motivación a su lado.
*
docile_girl
de su blog "Al otro lado del espejo"


*Gracias docile, cariño, por dejarme reflejar tus preciosos sentimientos aquí. Eres un sol :)

Tu poder sobre mi...

Siento el poder que tienes sobre mí,
cuando ante tí estoy.
Siento el poder de tu influjo
en mi boca, en mis labios,
siento como aumenta tu deseo
mientras a tus pies me ofrezco.
Cálidos son mis labios
y en este momento son tu tormento,
juego con suavidad, acariciando
y después la siento más dentro.
Brota tu aliento, tu gemido
y eso hace que me centre más en tu deseo.
No puedo parar
para mí es como un droga,
sentirte así
dentro de mi boca.
Quiero saborearte,
deleitarme con este momento,
catar cada gota de pasión,
sin prejuicios, ni miedos.
Quiero sentir este acto de amor
tan intenso y tan bello,
que hace que esté yo a tus pies
y tú de pie ofreciéndote.
Pero aunque parezca que no,
yo soy tu carcelera
y tu eres mi preso.

kamila

No me gustan las sumisas

He empezado con una afirmación provocadora para captar vuestra atención.

No me gustan las sumisas "en todo y ante todos" las que agachan la cabeza ante cualquiera o las que se someten en campos que no deberían, incluso aunque solo sea ante una persona, dejando que les falten al respeto y su dignidad.

Me gustan las Mujeres independientes, "peleonas", que no "necesitan" a un hombre para poder vivir que saben defenderse solas, por ejemplo de los machitos, pero que se entregan a un Hombre que lo merece y que se someten a él porque les da la real gana.

Que aparte de ser sumisas en la relación afectiva son amigas, compañeras, inteligentes, divertidas que disfrutan de su sexualidad plenamente ("putas") pero sólo son putas con quién ellas han decidido ésa es la gran diferencia con las verdaderas putas.

Y, porque no necesitan de un hombre para poder vivir (de cualquier hombre) para no sentirse desamparadas sino que prefieren estar "solas que mal acompañadas" eligen mucho y no se entregan a quien no lo merece, tiene mucho más valor esa entrega, cuando la deciden. Y como no son "corderitas", sino "potrillas" y aceptan muy mal que se les intente someter (se ponen "de uñas" ante cualquier intento) tiene mucho más valor su sumisión y entrega, porque es decisión suya, libre y voluntaria.

Me gusta sentir que mi "sumisa" lo es solo conmigo igual que también es muy puta, pero solo conmigo, y que, fuera de la relación de intimidad profunda, somos iguales en derechos y deberes, compañeros, y nos respetamos y queremos, admiramos y ayudamos.

Aclaro que sólo expreso una opinión personal acerca de las Mujeres que a mí mas me gustan y no quisiera que se entienda que "critico" a las mujeres frágiles, apocadas o serviles, (excitan "mi paternalismo", pero no mi deseo).


*No es lo mismo
No es lo mismo someter (a la fuerza) a otro
que someter-SE (voluntariamente) a otro.
No es lo mismo.
Igual que no es lo mismo humillar a otro
que humillar-SE (voluntariamente) ante otro.
No es lo mismo.


TUTORPANTALEON
reflexiones_bdsm
no...

Sentimientos de Amo


¿Qué siente un Amo?, ¿qué siente un Hombre Dominante?; pues es difícil explicar lo que se siente en cada momento, en cada gesto, palabra, mirada ... se siente mucho, intensamente, porque se "trabaja" la esencia en una relación entre Hombre y mujer: la entrega, pero una entrega absoluta (entrega < íntegra), sin condiciones, sin límites (claro que los hay pero no los pone la sumisa, un "buen" Amo debe saber donde están, en cada momento).
Es obvio que me estoy refiriendo a una relación bdsm y no a unos simples juegos bdsm, en un encuentro esporádico (ahí los límites sí que deben estar establecidos) y también quiero aclarar que no me refiero solo al lado oscuro, sino también al lado "luminoso", que a veces (hablamos tanto del otro) se nos olvida que existe y que es tan importante o más que el otro (al menos yo me siento tan o más Amo cuando "juego" a ser malo que cuando abrazo y soy mimoso con mi sumisa; es más, creo que me gusta hacer de verdugo solo para poder ser, luego, "salvador" en una paradoja preciosa)
Quiero decir, e intentaré resumir mis sentimientos en un símbolo que para mí es muy importante, que cuando abrazo a una mujer, me siento el hombre más fuerte y poderoso del mundo, mucho más que cuando le ato o azoto, que es un "poder" bastante facilón y, por tanto, para mí un mero medio o refuerzo del otro "poder" (poner en situación de desvalimiento, para poder proteger a tu sumisa).
Porque, por encima de todo, un "Amo" o un Hombre Dominante (en relaciones sentimentales-sexuales con las mujeres), también propietario y Dueño, pero dueño que cuida de su "cosita" (¿qué dueño querría algo que perjudicara a su pertenencia más preciosa?).
Y claro que siente miedo de no responder a las expectativas y sobre todo, a esa maravillosa forma de mirarte y de admirarte que tiene la sumisa, miedo de "pasarte" o de no llegar, de no darle lo que ella necesita o desea (aunque no lo sepa), pero es que, precisamente, es ahí cuando se produce el "milagro" y, si existe esa conexión que debe haber entre dos almas, te sientes seguro y "poderoso", pero no tanto por ti mismo (es curioso), que te sabes humano y con muchos defectos, el poder te viene, precisamente de ella, de la sumisa, de su entrega y confianza, de su "desvalimiento"; eso es lo que te hace sentirte seguro, protector, "el hombre más fuerte del mundo" al cuidar de ella.
Como, por ejemplo nos sentimos también los padres y las madres, cuando cuidamos de nuestros hijos, porque ellos necesitan de esa seguridad y protección, y por eso somos capaces de crecernos en determinadas situaciones de riesgo, en las que, si no estuvieran ellos, seguramente nos moriríamos de miedo y saldríamos corriendo, pues bien, la relación paterno-filial es una relación DS, aunque no tenga contenido sexual, como tambien lo es la relación entre profesor-alumno o entre rey-vasallo ... pues bien, es algo así.

TUTORPANTALEON
reflexiones_bdsm

Lía

Lía con tu pelo
un edredón de terciopelo
que me pueda guarecer
si me encuentra en cueros el amanecer.

Lía entre tus labios a los míos,
respirando en el vacio aprenderé
como por la boca muere y mata el pez.

Lías teleraña que enmaraña mi razón
que te quiero mucho y es sin ton ni son.
Lías cada día con el día posterior
y entre día y día.

Lía con tus brazos
un nudo de dos lazos
que me ate a tu pecho amor.

Lía con tus besos
la parte de mis sesos
que manda en mi corazón.

Lías tus miradas a mi falda
por debajo de mi espalda
y digo yo que mejor que el ojo
pongas la intención.

Líame a la pata de la cama
no te quedes con las ganas de saber
cuánto amor nos cabe de una sola vez.

Lías cigarrillos de cariño y sin papel
para que los fume dentro de tu piel.
Lías la cruceta de esta pobre marioneta
y entre lío y lío, lía, lía.

Lía con tus brazos
un nudo de dos lazos
que me ate a tu pecho amor.

Lía con tus besos
la parte de mis sesos
que manda en mi corazón.

Lías cada día con el día posterior
y entre día y día...

Ana Belén



Ven a pervertirme


Ven a pervertirme con tus besos,
con tus artes de maestro consumado.
Prometo ser sumisa y obediente,
abandonarme entre tus manos.

Ven a pervertirme con tus juegos,
que quiero doctorarme en tus pasiones.
Perderme en esos ritos tan prohibidos,
que encarecieron inquisidores.

Ven a pervertirme con tus frases,
dime palabras feas y atrevidas.
Quiero contagiarme con tus vicios,
merecerme tus caricias.
Ven a pervertirme con tus juegos,
que quiero doctorarme en tus pasiones.

Y cuando esté... bien escandalizada,
susúrrame al oído que me amas,
susúrrame al oído que me amas.

Ven a pervertirme con tus trucos,
de muchacho golfo y descarado.
Ceder a tentaciones tan jugosas,
perderme para siempre entre tus brazos.
Ven a pervertirme con tus juegos,
que quiero doctorarme en tus pasiones.

Y cuando esté... bien escandalizada,
susúrrame al oído que me amas,
susúrrame al oído que me amas.

Malu

El delicado equilibrio en cualquier relación

He leído algunos hilos sobre las sensaciones ante la entrega por parte de los Dominantes, de las sensaciones que ofrece esa entrega a los/as sumis@s y he hablado sobre ello, con algunas personas, tanto de la página como de fuera de ella.
Naturalmente, todo el mundo tiene sus propias ideas y conceptos. Y cada uno tiene su propia verdad.

Yo os voy a dar mi visión personal y voy a escribir sobre el delicado equilibrio sobre el que se balancea una relación D/s, según mi punto de vista.
Ya he explicado en otros post, la importancia que tiene para mi la confianza y el respeto. Ese es el principio de todo. Y también creo es valido para cualquier tipo de relación.

Da igual si te conoces en Internet o en el supermercado de la esquina, el principio se basa en una comunicación fluida. Como se llega a ella, depende siempre de infinitos factores. Podemos incluso llamarlo destino.

Tras ese desnudarse mutuamente con más o menos rapidez, llega el momento del cara a cara. Y ahí aparecen nuevos factores. Las miradas, los gestos, la voz, el movimiento, los olores, ….millones de nuevos elementos que marcan el inicio o ponen punto y final. Piel a piel, desaparecen miedos y aparecen otros nuevos.

Si hemos llegado a este punto, llega la hora de la verdad. El momento de las decisiones que van a marcar el futuro.

Que más da, si para llegar a este punto se viene desde el buscar una relación con garantías de perdurar en el tiempo o si el inicio proviene de buscar una sesión esporádica. Nunca está claro de que forma llegas a esta encrucijada. Pero dos personas llegan.

Desde fuera de nuestro mundo, se entiende muchas veces, como que los/as sumis@s hacen principalmente una entrega física y sexual. Y que desde la parte Dominante, se limita a ser un/a simple receptor/a de esa entrega. Creo que la mayoría de los que leáis este escrito, no pensáis así.

La sumisión es un regalo, que se hace sólo a quien se considera merecedor/a de esa entrega. Y un Dominante desde el momento que acepta esa entrega, también acepta los deberes y obligaciones que conlleva. Sí, también tiene que entregarse en cuerpo y alma, de forma distinta y diferente, pero con la misma intensidad con la que se le entregan o más.
Ahí comienza, ese delicado juego para mantener el equilibrio y que la relación entre ambos crezca.
Porqué el/la sumiso/a, a partir del momento que se compromete, deberá hacer todo lo posible para satisfacer a su Amo/a, sin perder nunca su propia personalidad. Y el/la Amo/a, deberá cuidar y proteger a su más preciado tesoro. Y si una de las dos partes falla, todo se va al garete. Con mil excusas, eso sí. No hace falta que enumere ninguna, todos nos las sabemos.
Y es una lastima, que cuando has dado tantos pasos, has iniciado el camino, lo tires todo por la borda, porqué uno de los dos ofrece más y el otro se acomoda. Entonces llega la desilusión y tras ella, el sentimiento más terrible para mi, la decepción.

Y volveremos a sacar las grandes excusas.

Bien, yo le voy a dar un nombre al inicio de esa relación, por muy vainilla que os parezca, lo voy a llamar: amor. Ya entenderéis porque.

Hablamos muchas veces de lo poco que duran las relaciones BDSM. Hasta eso nos sirve de excusa, porqué si leemos estadísticas sobre el número de divorcios, da risa poner esa excusa. Y todos sabemos de parejas que no se separan, porque a día de hoy hay algo que ata más que una alianza de boda, un papel firmado en un bonito juzgado de paz o un collar BDSM. Eso que ata más es una hipoteca firmada por los dos en una notaría delante del director del banco, que a partir de ese momento pasa a ser amo, dueño y señor, de la casa donde vivimos y de nuestras vidas.
Por tanto, las típicas excusas, no me valen.

El amor dura cinco años, según unos. Siete según otros. Más estudios y estadísticas. Para mi mentira. El amor y por tanto la relación dura lo que queremos que dure de forma consensuada y trabajada en equipo, entre esas dos personas.

Uiii, he dicho trabajada. Vaya, eso supone esfuerzo. Pues si.

Hablamos siempre que nuestros abuelos, no se separaban, porque no podían, la ley y la iglesia no se lo permitía. Como nos gusta engañarnos a conveniencia.
Nuestros abuelos, trabajaban más horas que nosotros. Pero no existía ni la televisión, ni Internet, ni los teléfonos móviles, ni la playstation. Y no tenían demasiado tiempo, para estar juntos. Pero el que tenían se lo dedicaban a ellos. Y eso los hacia crecer a ambos. Creo que la mayoría recordamos a nuestros abuelos con cariño y con la imagen de que siempre fueron felices, con toda la dureza que marcase sus vidas. Y es más seguro que más de uno de por aquí, si analiza retrocediendo a viejas imágenes, pensará que tenían una relación D/s, aunque no lo supiesen.

Ahora llegamos cansados del trabajo y encendemos la tele, y uno se conecta al pc y el otro a la play, o se va a tomar cervezas con los amigos. ¡¡¡Y estamos cansados!!! Estamos cansados, para hablar con nuestra pareja, para decirle lo que sentimos por ella. Estamos cansados para “trabajar” manteniendo ese amor y esa relación. Pero no lo estamos para dedicarnos a otras cosas. No queremos recordar que un tiempo antes, teníamos el mismo cansancio y no nos pesaba, para hacer todo lo posible por iniciar esa relación.
Generalmente, comienza uno de los dos, quien más seguro está del amor del otro. Ai, que gran error.

Es el principio de la rotura del equilibrio, y cuando ese equilibrio se rompe, es cuando se pone fecha al final. Perdón, me he expresado mal, es cuando entre los dos que han iniciado esa relación escriben la fecha de caducidad, no la pone nadie más que quien está ahí. Ya se que no os gusta lo que digo, resulta más fácil echarle la culpa a cualquiera de las excusas que tenemos en la mesita de noche.

Como Dominante como Amo, disfruto de muchas cosas, que me proporcionan gran placer. Y también asumo unas obligaciones, que no siempre me lo dan, que a veces traen consigo sacrificios. Si, he dicho sacrificios. No solo el/la sumiso/a, se sacrifica, también lo tengo que hacer yo. A veces hay que decir cosas que no te gusta decir, tomar decisiones que no te gusta tomar. Pero no vale echarse atrás y quedarse en la postura cómoda de que solo soy Amo, para según que cosas, para las que me dan placer.
Cuando algo te hace sentir especial, diferente al resto, toca hacer gala de ese otro tipo de entrega. La entrega del Amo.

Porque yo valoro por encima de todo el aprender y el enseñar, como algo mutuo y recíproco. Y trabajar dos, como si fuesen sólo uno, para afianzar lo que se ha empezado. Y algo muy importante, hay que ser capaces de hacer sentir lo que sientes, ese orgullo, esa satisfacción, ese agradecimiento, que le debes a quien se te está entregando.

Y hay veces, que por mucho que se trabaje por las dos partes, esa relación resulta imposible, pero porque ha comenzado por causas que no eran las que deberían haber llevado a ese inicio. Entonces también toca saber poner punto y final, sin rencores y sin engaños.

En fin, ya os he soltado una parte de mi forma de pensar sobre el equilibrio, quizás continúe, quizás no.

Un cariñoso saludo a todos aquellos que leáis estas líneas.


Lord Wunjo, de su Blog


*Nassima{BSS} comentó:
"...la ilusión del inicio, debería ir madurándose en acciones que llevan a una cada vez mejor compenetración. A veces nos equivocamos al escoger a la persona, pero eso no significa que las intencionalidades del inicio fuesen las incorrectas. Hay que actuar desde la consciencia, mirar cara a cara a las inseguridades, abandonar la comodidad de la huida del conflicto, e intentar tirar de ello, para continuar, avanzar o dejar. Eso no es ser irrespetuoso, es ser humano"

Fotografía cedida por DS_bilbao

El Remordimiento

He cometido el peor de los pecados
que un hombre puede cometer. No he sido
feliz. Que los glaciares del olvido
me arrastren y me pierdan, despiadados.

Mis padres me engendraron para el juego
arriesgado y hermoso de la vida,
para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
Los defraudé. No fui feliz. Cumplida

no fue su joven voluntad. Mi mente
se aplicó a las simétricas porfías
del arte, que entreteje naderías.

Me legaron valor. No fui valiente.
No me abandona. Siempre está a mi lado
La sombra de haber sido un desdichado.

Jorge Luis Borges

Pilares de la sumisión

Una sumisa lo es, cuando al menos se cumplen los siguientes requisitos:
1) Que se sienta sumisa
2) Que quiera ser sumisa
3) Que quiera esforzarse en ser sumisa.
4) Que no haya nada que le impida finalmente SER sumisa
*QUE SE SIENTA SUMISA: ¿Cómo sabe una sumisa que es sumisa?, éste es el primer problema con el que se enfrenta una sumisa, no sabe si realmente es sumisa, no sabe realmente lo que quiere y de dos maneras:
-Si es algo pasajero o profundo.
-Si sus sentimientos son sumisos, dominantes o ambos a la vez.

Se podría decir que una mujer “se siente“ sumisa si percibe, siente, experimenta, sentimientos, necesidades sumisas en su interior. Lo que primero suele percibir, las vivencias sumisas iniciales más conocidas e inmediatas son las FANTASÍAS sumisas. Normalmente se suele partir de ahí.

Muchas veces he oído de Amos: “¡Bah!, mi sumisa no sabe lo que quiere“. Sin pensar que éste es un proceso normal. Ocurre frecuentemente. Al principio la sumisa no sabe identificar muy bien lo que le pasa. Es labor del Amo guiarle -sin forzarle jamás- en la elección del lado de la fusta en el que quiere quedarse. A veces ocurre que la mujer en cuestión, realmente no tiene necesidades BDSM de ninguna clase, en este caso un Amo honrado y responsable debería expresarle su opinión en este sentido.

El problema es, que todos somos switch, sólo que tenemos un porcentaje mayor de una tendencia u otra. Decidirse a qué lado quedarse a veces lleva tiempo.

*QUE QUIERA SER SUMISA: Una sumisa puede que tenga deseos sumisos pero puede que no quiera dejarlos salir, practicarlos. Las causas pueden ser muchas. Quizá porque su necesidad no es lo suficientemente perentoria para....

*QUE QUIERA ESFORZARSE EN SER SUMISA: Ser sumisa -como el ser Amo- conlleva esfuerzos y renuncias que quizá una mujer no esté dispuesta a hacer. También implica a veces riesgos físicos, mentales y de todo tipo que no le compense afrontar.

*QUE NO HAYA NADA QUE LE IMPIDA FINALMENTE SER SUMISA: Puede que la sumisa tenga a su favor los tres requisitos anteriores, pero es posible que no pueda llevar a cabo su sumisión de manera práctica por motivos ajenos a ella. Las razones pueden ser variadísimas: No encontrar el Amo que a ella le parezca apropiado, su situación familiar, minusvalías físicas etc.
Es importante recalcar que como en todo hay NIVELES. Una sumisa debe elegir también el nivel en el que quiere vivir su sumisión: Los niveles pueden ir desde sentirse sumisa de manera puntual, durante sesiones más o menos frecuentes, hasta el de la esclava 24/7 que -salvo excepciones ineludibles- ofrece su vida al servicio, adoración y entrega a su Amo. Una joya poco frecuente, difícil de encontrar, pero que existe... si existe el Amo que con su dedicación la sepa hacer brillar.
Al elegir su nivel, la sumisa no debería olvidar que... El BDSM está nuestro servicio, no al revés. Por ello ninguna sumisa es mejor que otra por haber elegido un nivel superior de entrega. La mejor sumisa es la que ha encontrado su nivel, su estilo y manera de ser de acuerdo con su personalidad. Es estúpido querer ser la sumisa que NO puedes ser. A veces la auténtica estupidez proviene del propio Amo que quiere “domar“ a su sumisa exclusivamente según sus necesidades sin tener en cuenta las de su sumisa. Ocurre frecuentemente que los Amos olvidamos que lo primero que un Amo debe lograr de una sumisa es que sea feliz en su sumisión, lo que a su vez redundará en un mayor deseo de ella de darle toda la felicidad y satisfacción posible. Este maravilloso método de dominación lo llamo “la Espiral Positiva“ y no me extiendo en él porque está perfectamente descrito en mi blog.
No basta la fantasía de ser sumisa. De SENTIRSE sumisa a SER sumisa hay una diferencia y un camino, a veces largo.
Para SER sumisa, se necesita sentirlo, querer serlo, esforzarse en ello y que no haya nada que le impida finalmente SER SUMISA.


Publicado por El Faro en Club Sumisión
http://elfarosm.blogspot.com/

Fotografía cedida por Ds_bilbao