La lluvia plateada o Spitting

Hoy quisiera tratar un tema en el que hay cierta disparidad de gustos entre los practicantes de BDSM, tanto a favor como en contra. Me refiero a la lluvia plateada o el spitting.
Consiste, sencillamente, en escupir a l@s sumis@s, bien sea en el cuerpo, en la cara o dentro de la boca.
Aunque es una práctica relativamente frecuente, no es algo de lo que habitualmente se hable, y no suele aparecer tampoco en los famosos listados de prácticas que aparecen en casi todas las páginas de BDSM.
En mi caso, debo confesar que la primera vez que lo vi en una película BDSM me dio un cierto desagrado, y me dije a mí mismo que eso no me atraía nada. Supongo que influirá el hecho de que siempre me ha dado asco ver a la gente escupir por la calle. En dicha película salía un Dominante abriendo la boca de su sumisa y escupiendo dentro, para a continuación hacérselo tragar.
Sin embargo, pese al desagrado inicial que me produjo la escena, con el tiempo me fue apeteciendo hacerlo, y pese a lo extraño que me sentí las primeras veces que lo hice, es algo que disfruto habitualmente en mis relaciones.
Evidentemente, el principal factor que atrae a algun@s practicantes de BDSM a la hora de realizar esta práctica, es el componente de intensa humillación y Dominación que simboliza, unido al hecho de la intimidad que supone siempre el intercambio de cualquier fluido corporal.
Con respecto a las técnicas y seguridad, en este caso hay muy poco que decir, ya que se trata de algo tan inofensivo como un beso en la boca. Cualquier enfermedad que se pueda transmitir por la saliva se transmitirá tanto besando como escupiendo.
Y sin embargo, es curioso el fortísimo prejuicio que tienen los seres humanos al respecto. La mayoría de las personas considerarían asqueroso el hecho de que sus parejas les escupan en la boca, y sin embargo hay exactamente el mismo intercambio de saliva que durante los besos.
Los únicos consejos de seguridad que se me ocurren con respecto a esta práctica, son, además de evitarla cuando se tiene catarro, tener cerca un envase de solución salina, líquido de lentillas o "lágrimas", ya que, como casi todos los fluidos, la saliva tiene una cierta tendencia a acabar por error en los ojos de l@s sumis@s. No es tan irritante como la orina o el semen, pero sí puede originar algunas molestias por la diferencia de salinidad entre la saliva y las lágrimas.


Dulce_Amo1969
en el Foro de someteme.com