Despertar



Hace un tiempo, no muy largo desperté buscando un agua
desconocida. Mi sed me abrasaba y no podía saciarla.

¿Qué quería? mi alma, mi cuerpo, mi ser,
necesitaba beber algo distinto mi interior quemaba.

Descubrí un mundo nuevo, lo invadí, tenia tanta, tanta sed,
poco a poco a través de sus páginas mi sed se fue calmando,
mi ser ya no quemaba.

Un nuevo amanecer apareció ante mi, esa era yo,
siempre había sido yo, abandone mi letargo.

Al fin desperté y mi sed se calmo, era aún novicia,
todo era extraordinariamente nuevo y un escalofrío me recorrió,
mi ser se estremeció y por fin una sonrisa se dibujo en mi,
.... era sumisa.