Carta de una sumisa que es masoquista

Querida amiga:
Hemos tenido varias conversaciones sobre un tema que desde mi punto de vista constituye de interés en el mundo BDSM y quería dejar plasmadas una serie de impresiones y opiniones absolutamente personales. El tema es el masoquismo. No te voy a contar la historia, ni las teorías psicoanalíticas, ni psicosociales, ni genéticas, eso miles de estudiosos del tema lo hacen mejor que yo, si quieres en algún momento te doy mil datos bibliográficos, te voy a hablar del masoquismo como lo siento yo.

Hablar de masoquismo en sentido genérico suele tener la imagen de masoquista puro, es decir aquel que siente placer con la estimulación dolorosa, constituyendo el dolor por si mismo la fuente. Dentro del masoquismo podemos incluir un montón de patrones, sin asustarse por decir que hay enfermos mentales, parafílicos o personas que viven una sexualidad alternativa con enfoque masoquista, hablamos de sexualidad en un masoquismo puro y dentro caben todos los patrones; claro que sí, no es ni que todos los masoquistas tengan patología mental ni que todos ellos tengan una sexualidad alternativa. Déjame ponerte un ejemplo, la masturbación, nadie dice que sea una enfermedad mental, por supuesto, pero en el onanista obsesivo compulsivo claro que lo es, por que afecta su vida integra, encierra su vida psicosocial en un patrón de conductas que impide un desarrollo adecuado.
Pero esos extremos de masoquismo no creo que sean de los que queramos hablar, yo hablo mas de la sexualidad con conductas masoquista en ella ante todo se es masoquista y solo busca la sumisión por interés (sumisión??????).
Este grupo precisan un encuentro muy pero que muy consensuado, se encuentran dos personas que quieren vivir experiencias sexuales, sin mas, donde deben dejar muy claros los objetivos, la seguridad (masoquismo es distinto a suicidio), te diría incluso que en ese grupo seria conveniente hasta una tercera persona, si hablamos de una relación solo entre dos, como alguien que pueda parar el juego cuando los dos componentes de la relación sadomasoquista entren en trance y no puedan parar, ya que puede ocurrir que ni el masoquista llegue a usar la palabra o el gesto de detención por no querer o no poder salir del trance.

Pero hablemos de D/s, hablemos del concepto de sumisión, una sumisa en si puede o no ser masoquista, pero no es relevante, a mi modo de ver claro, se es sumisa, ya esta, luego viene la condición de masoquista, yo con lo que realmente vibro es con mi sumisión, es lo que me llena mi obediencia pero por su resultado de satisfacción de mi Dominante, no hay mas cariño, que mi sexualidad, que mi genitalidad disfrute con el dolor, pues si, es cierto, pero ni siquiera busco un Amo sádico, porque considero que pasa un poco igual, el sadismo puro no es Dominación es otra cosa, tan respetable cada uno, aunque no dudo en ningún momento que haya sádicos que primero sean Dominantes.

Y el problema solo esta cuando equivocamos términos, cuando la sinceridad no impera en la relación y surgen los equívocos, ni el Sm es D/s, ni la D/s es S/m, y nada mas, que una relación D/s pueda ser entre dos Sadomasoquistas, claro, como entre dos masoquistas, como entre dos personas que no sean ni sádicos ni masoquistas, eso no es mas que otra característica ni excluyente ni necesaria. Que esto no es una escalera jerarquizada, pues también, no se es mejor por tener relaciones Sm, ni D/s, ni por ser sumisa, ni por ser esclava, ni por ser Dominante, todo esta en el mismo plano, no se es mas, solo que cada uno se conozca y viva con honestidad lo que cada uno es.

Me gustaría ponerte un ultimo ejemplo, si a mi Dominante lo que mas le gusta en el mundo es el pastel de trucha, la mayor satisfacción para mi seria coger el coche, buscar un rió truchero, calzarme las botas de agua, enganchar la mosca y pescar la mejor trucha, volver a casa meter mis manos en la harina, hacer el mejor hojaldre hornearlo mientras lo miro, conseguir su punto de cocción y tras preparar la mesa esperar a que se sentase y poder verle disfrutar, eso es lo que mas me hace sentir, mucho mas que el dolor, saber que consigo satisfacerle. Y me costara mucho, años quizás, aprender a conducir, a pescar, a cocinar, años en que no se verán los resultados, en los que mi esfuerzo será de ambos (como toda yo), que a lo mejor incluso nadie mas que yo lo ve, pero niña el día que se coma el pastel, tu no crees que ese día vale mas que nada en el mundo? Pero, solo por una cosa, porque a mi Dominante le encanta el pastel de trucha, y yo sigo siendo masoquista.

Con todo mi cariño y esperando que hoy me comprendas un poquito mas.

maria

*Te comprendo mas... te admiro y te quiero, amiga mia. Gracias, muchas gracias por esta carta. kaya