Barebacking, “deporte” sexual extremo

Tener relaciones sexuales sin protección no sólo se ha convertido en una práctica común entre jóvenes, también se le ha clasificado como una parafilia, pues hay quienes lo “necesitan” para mantenerse excitados.
No cabe duda que tener sexo es placentero y hasta divertido, cuando se vive una sexualidad responsable. Aunque todos sabemos que el uso de métodos anticonceptivos no es sólo para evitar embarazos, sino también para prevenir enfermedades de transmisión sexual, ¿a quién no se le ha antojado aventarse un rapidín sin protección?
Tener relaciones sexuales "a pelo", "en caliente", "sin gorrito", o como se le quiera llamar, no sólo se ha convertido en una práctica común entre jóvenes, también se le ha clasificado como una parafilia, pues hay quienes para mantenerse excitados y tener una penetración efectiva, necesitan realizar el coito sin protección, sin importar el número de personas con las que ya se hizo anteriormente.
El nombre con el que se ha denominado este "estilo de vida sexual" es barebacking y por dos razones es ya todo un problema: La falta de aceptación por parte de quien lo practica (bareback) y la negación de que el bareback es un foco de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) hasta de VIH.
Originalmente el término barebacking era exclusivo de la comunidad gay, adoptado en Estados Unidos y nacido en Europa, y se refería a tener sexo anal sin el uso de preservativo, aunque hoy se sigue atribuyendo erróneamente esta práctica como exclusiva de la comunidad homosexual. Hoy, muchos heterosexuales son barebacks, que en términos ecuestres se refiere a "montar sin silla o a pelo" o, como plantea la agencia de noticias Anodis, es el rostro oculto del Sida.
Ojo, mucho ojo!!
La gente que hace barebacking, por lo general, no reconocerá que le gusta y excita tener relaciones sexuales sin protección y tratará de inducir a su pareja en la práctica con base en engaños, haciéndolo creer que es una experiencia única. También se le conoce como raw sex, "sexo piel a piel" (skin to skin) o, como lo llaman algunos franceses, no kapote.
Internet se ha convertido en la forma más eficaz para conseguir una pareja que guste de practicar sexo sin protección, se pueden encontrar fanáticos de "montar a pelo" en foros, chats y diferentes páginas de encuentros, donde lo que sobran son mensajes como los siguientes:
"Soy del DF, quiero conocer a gente que le guste coger a pelo, que les lata la onda de cachondear en calzones, yo, 25 años, delgado, barba de candado, escríbeme a mi mail para contactarnos y vernos para coger a pelo y pasarla rico en la cama".
"Soy chica, busco hombre de 25 a 35 años, para bareback, sin compromiso, soy alta, delgada, morena, bien distribuida del cuerpo, contáctame a mi correo y mándame una foto".
Pero hay más...
Dentro del barebacking existen múltiples modalidades que pueden resultar un poco desagradables y lejanas a toda razón. Rick Sowadsky se ha encargado de investigar y especializarse en temas relacionados con las enfermedades de transmisión sexual, como el Sida, y ha escrito diferentes artículos relacionados con el bareback. Aquí un fragmento de un glosario que escribió para The Body, con los términos más utilizados en esta parafilia:
*Barebacking parties: Reuniones de sexo grupal donde no está permitido el uso de preservativos. Existen subcategorías:
+All positive barebackingparties, todos son seropositivos.
-All negative barebacking parties, todos son seronegativos.
*Bug chasers: Personas que buscan ser infectados con VIH.
*Gift givers: Personas seropositivas que desean infectar a un bug chaser.
*Conversion parties: Reuniones de sexo grupal en las que los bug chasers buscan ser infectados por los gift givers.
*Russian roulette parties: Fiestas que reúnen a personas seropositivas y seronegativas. Los negativos corren el riesgo del contagio durante las prácticas sexuales. Según las circunstancias, los participantes pueden saber o no con el tiempo quién es positivo y quién no.
*Fuck of death: Acto sexual en el que se produce la infección.

Más vale prevenir...
La decisión de "montar a pelo" es completamente personal, pero hay que tomar en cuenta que la vida y la salud están en riesgo, que no hay que "aventarse" a tener sexo con la primera persona que se te atraviese y, ante todo, saber decir que NO, porque nadie está obligado a tener relaciones sexuales sin condón. Así que toma las precauciones adecuadas, recuerda que la comunicación es importante, así como tu derecho de estar informad@.

Por Mario Enrique Sánchez
tVa.com.mx

THE GIFT
The Gift (El Regalo) es un polémico documental de Louise Hogarth sobre el fenómeno de los "bug-chasers" (cazadores de infecciones), personas que practican sexo sin protección alguna con seropositivos para contagiarse deliberadamente del virus del SIDA. La película hace un seguimiento de un grupo de homosexuales estadounidenses que buscan ser VIH positivos. En el otro lado, estarían los "gift-givers" (o donantes) que son los seropositivos que sabiendo que lo son se prestan a contagiar el virus a otras personas.
Las razones esgrimidas por los "bug-chasers" van desde el deseo de un sentimiento de pertenencia a una parte de la comunidad gay, a los que quieren tener la misma experiencia por la que han pasado sus mejores amigos, sus amantes, incluso sus ídolos. En este sentido, algunas asociaciones y colectivos denuncian que el hecho de dar una imagen positiva de la enfermedad ha creado una contraproducente glamourización de ésta. Uno de los chicos de la película explica como se sintió aliviado cuando por fin se contagió del virus. A partir de ese momento se liberaba para siempre de esa sensación de miedo constante a la infección, y no tendrá que preocuparse jamás de utilizar un condón (obviando la posibilidad de contagio de otras infecciones de transmisión sexual).
Me gustaría saber como defienden sus razones los "gift-givers".
En el documental se entrevista a una serie de hombres que celebran fiestas privadas en las que se practica sexo sin condón, y en las que participan seropositivos con hombres sanos que desean contraer la enfermedad. A modo de juego de "ruleta rusa", dicen algunos.
Aunque las circunstancias sean las mismas y puedan compartir las mismas causas, yo no confundiría esta "autodestructiva" (no sé como calificarla) experiencia con un incremento reciente del barebacking inconsciente. Ahora la enfermedad se percibe como algo menos letal, lo que ha hecho que la gente vuelva a querer tener sexo sin preservativo. O el de aquellos que nunca se han hecho pruebas, ni quieren hacérselas, como si no fuera con ellos, tanto entre homosexuales como heterosexuales, y mantenerse en una feliz ignorancia. Tiene cierta lógica que después de vivir aterrorizados veinte años por la enfermedad, la gente se haya relajado en sus costumbres. Además ha desaparecido la sensación de peligro, y es que el SIDA ya no se vincula necesariamente con la muerte. Médicos y expertos ya la consideran casi como una enfermedad crónica gracias a los avances en los fármacos y en los tratamientos individualizados.
Este documental causó gran debate dentro de la comunidad gay. En Estados Unidos se ha incorporado en programas de prevención como una herramienta de terapia.

Página Oficial de The Gift:
http://www.dolfilms.org/thegift/

Tráiler del film:
http://www.youtube.com/watch?v=TrmccJkfApg