Perdí

PERDÍ toda esperanza de verte
y los días se hicieron herida.
El laberinto abrigaba los colores del destino
mientras me perdía en él
a fuerza de olvido y sombras,
de sobrevivir en otra piel
para soportar el duelo de tus ojos.

Luego, inventé para ti otros nombres
en un silabario de venganzas;
no hubo pacto para tu ausencia,
mi boca se hizo alambrada y espino.
No quedaban más caminos para andarnos,
sólo tapizaba la hiedra desesperada
los viejos quizás.

A tu vuelta
era yo una muralla de espuelas.
Cada palabra tuya, puñal en mis manos,
cada mirada, sabor de ofensa.
Eran días de luz y desasosiego
de te odio porque me dueles
de si te has de ir, no vuelvas.

Preparé una tregua en la víscera al acecho,
una bandera blanca
que permitiese recoger todos nuestros muertos,
enterrar cada crisantemo,
cada recuerdo,
cada sombra que se cobijó en el aullido.

Y regresaste altivo,
guerrero reclamando lo que es suyo,
pero ya nada era tuyo, mi capitán.
Nada hubo entre tus manos
mientras yo no quise.
Incrédulo era mi paso,
incrédulas mis tripas,
aunque tu boca entonase
un alto el fuego para reconstruirnos.

Y entonces, no sé cómo
—nunca se sabe cómo—
se deshizo el conjuro preciso
y de mis ojos llovió,
otra vez,
tu nombre.


Pura Salceda de m@res online