Ama Susan en "El Mundo"

Ama Susan ofrece servicios sadomasoquistas por 200 euros la sesión. Entre sus clientes se encuentra gente muy poderosa, políticos incluidos.
Ordena cuando mira y hace sufrir cuando abre la boca. Su vida es el sufrimiento, no el propio si no el ajeno. Dice que nació así: "cuando era pequeña tenía celos de mi hermano y disfrutaba maltratándole". Ahora cobra por joder. 200 euros por sesión y son muchas a la semana así que, ¡hagan las cuentas! Ama Susan es domina de BDSM (bondage y sadomasoquismo). "Probé el otro lado y no me gustó, soy perversa y me encanta sodomizar a mis sumisos", apunta esta dama negra de cuyo nombre nadie quiere acordarse.
Susan no es Ama sólo por naturaleza, la compañía inseparable de Sirvienta, sumiso y amigo, hace que su apelativo adquiera sentido. La amistad no libra a su esclavo de los fustazos, ni de mandarle vestirse de mujer, ni tampoco de obligarle a practicar sexo homosexual a pesar de que él es hetero. "Hago un cuestionario previo y después trato de llevar las cosas al límite", dice orgullosa. Sirvienta menea la cabeza rubricando palabra a palabra la afirmación de su Ama. Lleva 5 años de historia junto a ella.
El límite en las sesiones se marca previamente, mediante códigos de conducta o palabras clave. No obstante, nuestra domina revela que "muchas veces" le sorprende "la capacidad de aguante de los sumisos". "Me gusta que sean fuertes", añade. 'Fuertes' implica resistir cortes, dilataciones del orificio del pene, quemaduras y multitud de golpes diferentes dados con una infinidad de fustas. Algunas, de varias colas y de cuero rígido, recuerdan a los métodos de tortura de la Inquisición.
El problema de los golpes y demás perrerías es que el cuerpo no es de mármol y refleja el pasado inmediato: las temidas marcas. "El 90% de la gente que viene están casados y otro alto porcentaje son gente muy adinerada, algunos, políticos", exclama Susan mientras explica que hay varias herramientas que no dejan marcas y lugares donde es muy difícil verlas. Nadie quiere exponerse a que se descubra este lado de su vida. No obstante, Susan reivindica: "somos gente normal y esto no son más que juegos sexuales".
Sin embargo y, paradójicamente, ella mantiene esta parte de su doble vida en secreto. "Es muy estresante pero necesario, la única pareja a la que se lo conté se puso celoso de los sumisos", revela. Y no lo entiende puesto que "jamás mantiene sexo con sus clientes, sólo juega". No obstante, Susan se mantiene en el armario del BDSM en una España que dice "está muy atrasada en el conocimiento de estas prácticas". "Hay gente que viene y yo noto que necesita ayuda psiquiátrica, pero no es lo normal", concluye.

La entrevista transcurre tranquila entre risa y sonrisa y toneladas de cuero. Es el material fetiche del BDSM. "Es como una segunda piel, te hace más sexy y, además, es fácil de limpiar", comenta Susan, una de las dóminas punteras del panorama madrileño.
Este segundo punto es importante puesto que las ropas de este curioso juego están expuestas a todas las secreciones del ser humano. "Yo he llegado a conseguir que los sumisos se meen en medio de una sesión". Visto un dispositivo de descargas eléctricas cuyo voltaje se acerca al de una vivienda, no es de extrañar.
A pesar de las peligrosas y múltiples herramientas, Susan replica que "jamás pierde el control". De ello depende la salud de sus clientes y, normalmente, sus partes pudendas. No obstante, ellos, sus clientes, suelen "quedarse satisfechos". "Es raro quien prueba y no vuelve, lo normal es que repitan, una vez que pisas este lado ya no quieres salir", comenta orgullosa. Seis fustazos más tarde, el último, brutal, deja a Sirvienta feliz y más apegado a su ama que nunca. "A ellos, lo que les gusta, es verme disfrutar", concluye.


Luis Nuñez-Villaveirán | Madrid 29/03/2010
Fuente: elmundo.es

Busca las diferencias...

Dale gracias a la vida por tus mascotas, disfrútalas y cuídalas.

LOS 10 MANDAMIENTOS DE UN PERRO
1.- No te enfades conmigo por mucho tiempo, ya que mi vida solo dura más o menos de 10 a 15 años.
2.- Dame cariño y afecto, que lo necesito mas que nada y dame tiempo para averiguar que quieres de mi.
3.- Tú tienes tu trabajo, tus amigos, te entretienes y yo solo te tengo a ti.
4.- Hablame, aunque no entienda tus palabras, entiendo el tono de tu voz cuando me hablas. Se consciente en tu forma de tratarme puesto que nunca la olvidaré.
5.- Antes de golpearme o lastimarme, recuerda que también puedo lastimarte con un mordisco pero no lo hago porque te quiero y nunca te haría daño.
6.- Antes de regañarme por ser perezoso y desobediente, pregúntate si algo me molesta, tal vez no me estas alimentando correctamente, he estado mucho tiempo bajo el sol o mi corazón esta envejeciendo o debilitándose.
7.- No me dejes nunca en la calle: no quiero morir en la perrera municipal ni bajo las ruedas de un auto; cierra tu propiedad con una buena reja y no dejes abierta la puerta (acuérdate que también hay ladrones).
8.- Por favor cuídame cuando envejezca ya que tú también envejecerás algún día.
9.- No me abandones jamás: sé tan leal conmigo como yo lo soy contigo; si algún motivo insuperable te obliga a separarte de mí, prefiero que me des en adopción antes de echarme a la calle.
10.- En mi último viaje no me dejes solo, quédate conmigo y nunca digas que no soportas mirarme. No me dejes enfrentar esto sin ti. Todo es más fácil para mi si tu estas a mi lado por que siempre te amaré.

Un perro no busca grandes coches
casas lujosas o ropa de diseñadores
Con agua y comida estará bien
No les importa si eres pobre o rico
Listo o tonto
Inteligente o estúpido
Dale tu corazón y el te dará el suyo.

Recogido en la red

Cadenas de sumisión

Eslabón tras eslabón se va formando la cadena de la cual no podrás escapar... no escuches su sonido... ese dulce sonar escalofriante que te atrapará... no dejes que penetre su aroma de metal en ti... ese que arderá en tu piel y dejará helado tu cuerpo... no mires... su resplandor te cegará... estarás perdida si lo haces... no las toques... su roce formaría ya parte de tu ser.

Rodeada entre cadenas como si de una telaraña se tratara... mi cuerpo se estremece... goza pero también sufre... quiere escapar... pero mi alma ha encontrado su lugar... su cobijo... su cueva... el lugar al que pertenece y del que nunca debió pretender salir.

Son esas cadenas que aun oprimiéndote te hacen sentir libre... las que aun ahogándote te dan el aire que necesitas para respirar... las que gota a gota calman tu sed... las que con sus eslabones te dan de comer.

"Son las cadenas de sumisión... tu destino... tu fin... tu entrega..."

_nefer_
de su blog: El sentir de una sumisa


BDSM: No es lo que crees


BDSM: It's not what you think.

"La práctica del bondage se está poniendo más de moda que nunca; y aunque todos practicamos más de una vez alguna de sus variantes más suaves (el uso de esposas sería el más popular y extendido), en su origen se entiende como el uso de cuerdas o cualquier cosa que sirva para inmovilizar con que se ata a una persona vestida o desnuda.
El bondage puede usarse como práctica estético-erótica o como una parte más de una relación BDSM (Bondage, Disciplina y Sado-Masoquismo). Este tipo de prácticas se asocian normalmente con la cultura leather (piel y cuero) y están vinculadas a lo que algunos denominan sexualidad extrema convencional.

Como normalmente no se trata de prácticas que estén muy a la luz, suelen estar marcadas por un buen número de tabúes y prejuicios, por eso se ha rodado la película BDSM: It’s not what you think. Con este film-documental se pretenden confrontar los estigmas y estereotipos que existen en torno a la práctica de los juegos fetichistas dando la voz a sus protagonistas. Desde una perspectiva íntima y a través de la mirada personal de la comunidad BDSM, nos muestran el otro lado del sexo"

www.BDSMdocumentary.com


video
*Trailer de "BDSM: It's not what you think"

Premio regalo de anubis{M}

Me gusta lo de "Blog Con Huellas"... suena muy bonito.
Y... me encanta ese verso de Machado.
Realmente es un bello regalo de anubis{M} que llega lleno de cariño (lo he notado!)

Bueno... ya te he dicho en tu blog ;)
Muchisímas gracias, princesa. Lo guardo con todo el cuidado aquí, en mi rincón.
Muchos besos :))

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

Si me lo permites... le pongo música ;)



Video: "Cantares" de Nicho Hinojosa

Sexo en grupo en el museo

Sex sesión en la Secesión. Un escándalo considerable rodea a este centenario museo vienés, donde puede visitarse en jornada diurna el Espacio para la cultura del sexo. Por la noche, el público lo convierte en lo que es: un lugar para satisfacer los deseos de la carne, un sitio de intercambio sexual de parejas recreado a partir de un auténtico club de prostitución de Viena. Abierto hasta el 18 de abril para mayores de 18 años.

La culpa de todo el revuelo la tiene una instalación artística ideada por el polémico suizo Christoph Büchel (Basilea, 1966), quien nunca concede entrevistas. En los sótanos del museo se ha construido una réplica del club Element6, cuyos dueños aceptaron el proyecto del artista suizo.
La muestra/club tiene numerosas habitaciones abiertas a las miradas por cortinas que no cierran del todo. Las habitaciones están conectadas por ventanas sin cristales y por un pasillo por el que desfilan mirones que pueden ver las posibilidades que ofrece el sexo en grupo y oír gemidos y gritos. Algunos pueden acabar participando en la orgía, pero sin imponerse, como establecen las normas del local. En dos habitaciones se proyectan vídeos de, por ejemplo, un trío de mujeres jugueteando con sus genitales. Los condones son gentileza de la casa, que los ofrece a montones sobre falsas esculturas griegas.
Aparte de la sala en la que se hacen espectáculos de bondage (práctica sexual de atar o ser atado) y del archiconocido strip-tease en barra fija, la parte del club que más llama la atención por sus artilugios es la cámara de sadomasoquismo o tortura. Aquí se ha instalado un aspa de madera fijada a la pared por estructuras de metal en la que por la noche suele encadenarse a una mujer -en ocasiones, a un hombre- para actos sexuales de sadismo y masoquismo.
Cerca de ella se encuentra una reproducción de un antiguo sillón de examen ginecológico y una especie de guillotina con tres agujeros: la persona que practica actos de sometimiento introduce en ellos el cuello y las manos. Por doquier se encuentran mesas, tipo camilla de hospital, para jugar.

Aunque el público es variopinto en vestimenta y edad, predominan las parejas de 30 a 50 años y de clase media. Los hombres van vestidos más bien formales -algunos, incluso, trajeados- y tienen aspecto de buenos chicos. En las mujeres predomina la ropa sexy y el mal gusto. Nadie lleva vaqueros ni camisetas porque el club desalienta su uso y, en cambio, aconseja que se acuda con indumentaria erótica.
Algunos, no se sabe si espontáneos o actores, llevan bodies de látex hasta las ingles, y otros, ropa de cuero. Se pasean así entre los clientes para atraer su atención y ofrecen escarceos sexuales, sexo duro o lo que surja sobre los colchones de las habitaciones. El ambiente musical cambia: cuando este periódico acudió a visitar la exposición en horario diurno sonaba por los altavoces la conocida canción Macarena en su versión original en español. Por la noche, lo que se escuchaba eran temas para romper tabúes, como la clásica Voulez-vous coucher avec moi (ce soir)? -en francés, ¿Quiere usted acostarse conmigo (esta noche)?-.

Hay un área abierta con dos jacuzzis y dos duchas que no funcionan para no contravenir las normas de humedad del museo y evitar dañar obras como El friso de Beethoven, del artista austriaco Gustav Klimt (1862-1918), que se encuentran en la instalación permanente, en el piso inmediatamente superior al club. Cuando esta periodista acudió al museo, un fornido hombre desnudo se estaba poniendo en esa área un traje de látex ante las miradas indiferentes de unos y divertidas de otros.
En el club hay strippers y la dirección niega que haya prostitutas. Una pequeña parte del público se comporta como si fueran actores: se mezclan con la gente, bien para azuzarla para que se atreva a más, bien para iniciar alguna práctica a la que arrastrar a alguien.

Las reglas del club (y de su réplica en el museo) marcan que se puede ir de mirón, de participante o de las dos cosas: no se aprecia que se fuerce a nadie a hacer algo contra su voluntad.
El club funciona a partir de las nueve de la noche -durante el día no hay strippers-. De la gestión se encargan los mismos dueños del auténtico Element6, que funciona desde hace años en la zona de prostitución de Viena. Afirman que sólo cobran el precio de las bebidas y que el de las entradas va a parar a la gerencia del museo.

Pese al aire de libertad que el club pretende dar a sus reglas, los precios revelan una política de fomento del público femenino. Si las mujeres acuden solas pagan 6 euros, mientras que los hombres tienen que abonar 42. Y las parejas, 15 euros. Bebidas aparte. Todo esto no es óbice para que el club declare su intención de "crear un ambiente en el que las mujeres se sientan bien, como seres sexuales individuales, que no sean consideradas como objetos".
La muestra ha logrado que desde su apertura, el 19 de febrero, la palabra "sexo" esté en la boca de todos en Austria. La tolerancia de los ciudadanos de a pie contrasta con las acaloradas declaraciones de sus políticos y de los vecinos suizos, que sostienen que se trata de una perversión que se vende como si fuera arte; y que, para colmo, ha recibido subvenciones de ambos países.
De los 90.000 euros que ha costado la exposición/recreación del club, la mayor parte es dinero de los contribuyentes. La Fundación Helvetia, promotora del arte suizo, ha aportado 10.245 euros.

La actitud de la población no sorprende en Austria, patria del escritor Leopold von Sacher-Masoch (1836-1895), en cuyas novelas los personajes disfrutaban de prácticas sexuales que después se llamaron masoquistas, como derivación de su apellido. Austriaco es también el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, quien estudió el masoquismo.
Tampoco es casualidad que esta muestra esté en la Secesión, edificio representativo del rupturista modernismo vienés -Jugendstil en alemán-, al frente del cual estuvo Klimt.
La portavoz del museo, Urte Schmitt-Ulms, ha explicado que Büchel ha buscado una reacción parecida a la polémica creada por Klimt con una de sus obras más relevantes, el Friso, presentada en 1902, en la que hay tres mujeres desnudas. Fue calificada de pornográfica por explícita.

El presidente de Austria y uno de los más prominentes socialdemócratas, Heinz Fischer, ha subrayado que todo lo que se diga sobre la muestra/club "no hace más que seguir el juego que pretende Büchel". La ex europarlamentaria cristianodemócrata del ÖVP Ursula Stenzel, presidenta del distrito del casco antiguo de Viena al que pertenece la Secesión, dice haber sido engañada cuando se le presentó el proyecto para su aprobación porque nunca se le indicó que incluía un club en funcionamiento.

El líder de los populistas de derecha del Partido Liberal Austriaco (FPÖ), Heinz-Christian Strache, ha sido el más vociferante de entre los políticos: no sólo ha emitido seis comunicados de prensa de denuncia en dos días consecutivos, sino que ha clamado: "¿Sexo en grupo en la Secesión? ¿Se ha vuelto loca nuestra sociedad?".


Fuente: Gloria Torrijos elpais.com
07/03/2010

Delibes me hizo pensar...

El otro día encontré este texto en el blog de Pura Salceda y me hizo pensar sobre personas que viven solo a través de libros... canciones... internet. Personas que no disfrutan de su propia vida, que no crean su propia historia. Personas que no arriesgan y viven... en una burbuja.

"Pasé la vida disfrazándome de otros, imaginando, ingenuamente, que este juego de máscaras ampliaba mi existencia, facilitaba nuevos horizontes, hacía aquélla más rica y variada. Disfrazarse era el juego mágico del hombre, que se entregaba fruitivamente a la creación sin advertir cuanto de su propia sustancia se le iba en cada desdoblamiento. La vida, en realidad, no se ampliaba con los disfraces, antes al contrario, dejaba de vivirse, se convertía en una entelequia cuya única realidad era el cambio sucesivo de personajes.

Pero este derroche de la propia vida en función de otros, no tenía una compensación en tiempo. Es decir, cuando yo "vivía por otro". Cuando vivía una vida "ajena a la mía", no se me paraba el reloj. El tiempo seguía fluyendo inexorablemente sin yo percatarme.

Sentía, sí, el gozo y el dolor de la creación pero era insensible al paso del tiempo. Veía crecer a mi alrededor seres como el Mochuelo, Lorenzo el cazador, el viejo Eloy, El Nini, el señor Cayo, el Azarías, Pacífico Pérez, Gervasio García de la Lastra, seres que "eran yo" en diferentes coyunturas. Nada tan absorbente como la gestación de estos personajes. Ellos iban redondeando sus vidas costa de la mía. Ellos eran los que evolucionaban y, sin embargo, el que cumplía años era yo. Hasta que un buen día al levantar los ojos de las cuartillas y mirarme al espejo me di cuenta de que era un viejo.

En buena parte, ellos me habían vivido la vida, me la habían sorbido poco a poco. Mis propios personajes me habían disecado, no quedaba de mí más que una mente enajenada y una apariencia de vida. Mi entidad real se había transmutado en otros, yo había vivido ensimismado, mi auténtica vida se había visto recortada por una vida de ficción. Y cuando quise darme cuenta de este despojo y recuperar lo que era mío, mi espalda se había encorvado ya y el ácido úrico se había instalado en mis articulaciones".


Fragmento del discurso de Miguel Delibes (1920-2010) al recibir el Premio Cervantes en 1993

Algunos principios éticos en el BDSM

-Excelencia en todo lo que se haga
En caso contrario ¿por qué molestarse? Siempre hay maneras más fáciles de hacer las cosas. Toda persona que esté bajo tu mando, o los que se presenten a someterse o servir, esperan tener buenas experiencias. ¿Significa esto que la humillación o la degradación no tiene cabida ética en el BDSM? Como herramientas de formación/entrenamiento sí; como fin en sí mismos no.

-Ser honesto
No cuentes mentiras. No seas cómplice en las mentiras de los demás. No retengas información necesaria. Nunca prometas lo que no vas a cumplir. Comprende los roles y las fantasías de manera independiente, no pretendas ser quien no eres o lo que no eres. En la medida de lo posible conoce tus propios límites y que sean conocidos por tu compañero/a de juegos. Y, especialmente si eres sumiso/a o esclavo/a, no olvides que esos límites pueden ser más de los que supones o conoces.

-No dañar
Dar o aceptar el dolor está bien. Las marcas corporales pueden estar bien, incluso las permanentes. Las incapacidades temporales pueden estar bien, si se exige un total restablecimiento. Incluso, para algunas personas, ayudar a otras a morir está bien. Pero causar daños permanentes que reduzcan la calidad de vida o incapaciten a alguien para su labor en la sociedad o laboralmente... no está bien. Si rompes tus juguetes nunca más podrás volver a jugar con ellos. Si desmoralizas a tu Dominante/Amo/a significa que cada vez menos personas querrán jugar contigo o poseerte.

-Nunca infligir ni aceptar dolor sin motivo
Causar dolor de manera indiscriminada, sin sensatez, es lo típico en un matón o en un imbécil, y aceptar el dolor con la resignación de que es una de tantas cosas que tiene la vida es una mentalidad de víctima. El sadismo y la Dominación se basan en el control, y la dimensión ética exige el control en el comportamiento impulsivo del sádico o del Dominante. Pero lo mismo ocurre para las personas sumisas, que pueden inflingir mucho dolor a otras personas sin un sentido, sencillamente actuando primero y pensando después. Asimismo deben tener cuidado de no aceptar el dolor que no desean, sobre todo sin un contexto que hace que ese sobreesfuerzo a resistir sea significativo (por ejemplo sirviendo a un amado Dominante/Amo/a). El dolor en el BDSM debe ser una transacción deliberada, no un accidente o un subproducto.

-Asumir la responsabilidad de evaluar y gestionar los riesgos propios
Ya sea el que cause el riesgo o no, la gestión del riesgo no es una exclusiva responsabilidad del Dominante/Amo/a. Todos los participantes deben ser informados acerca de los riesgos involucrados en cualquier tipo de escena, o práctica, en perspectiva y decidir si vale la pena la ejecución, así como la manera de reducir o eliminar riesgos innecesarios. Ser negligente o estúpido/a no es ser travieso/a, es simplemente ser negligente o estúpido.

-No utilizar el BDSM para una terapia encubierta

No atrapes a un/a practicante de BDSM, por no hablar de uno/a de D/s, adjudicándote el rol de terapeuta. Una sesión de BDSM puede reflotar profundos problemas/traumas y tener un efecto terapéutico, pero a menos que se haya discutido esa posibilidad con la pareja de juegos procura mantener tu mierda fuera de la mazmorra. Lo mismo ocurre, doblemente, para una relación de D/s. Si bien todos debemos buscar la curación con independencia de qué necesitemos, ya sea a través del BDSM o no, nadie quiere sentir, después de todo, que estás usándole/a para exteriorizar tus problemas. Si tienes alguna zona emocional o psicológicamente muy sensible asegúrate de que tu compañero/a de juegos sabe qué hacer de antemano con ella, y que puede existir la confianza de que podrán ser evitados males mayores.

-Todo el mundo debería sentirse bien cuando el juego ha terminado
Y esto no abarca únicamente a los 'cinco minutos de después'. Todo el mundo debería sentirse bien al día siguiente, la semana siguiente, el mes siguiente, y más. Cuanto más intensa fue la sesión más tiempo se debe monitorizar el efecto sensitivo que ha provocado. De manera ideal este debería ser el objetivo cuando una relación entre dos personas se rompe (esto es mucho más difícil de llevar a cabo, pero aún más importante).

-Las personas traviesas siguen siendo personas
Incluso siendo mascotas o ponys, Amos/as o Dioses, esclavos/as o juguetes, nadie es invulnerable, insensible o indigno de la presunción del respeto.

-'De manera correcta' es mejor que 'Ahora mismo'
La paciencia es esencial. Aprende a esperar el momento, la compañía adecuada, el momento de presentarse a sí mismo. No tengas miedo de decir: "Gracias, no", o "No ahora". Aprende a escuchar a tus tripas correctamente (no la parte que grita "dame de comer", pero sí esa parte que susurra: "No, algo anda mal aquí" o "Sí, esto es. !Adelante!")

-Trata a los demás mejor que a ti mismo/a
No les niegues lo que frecuentemente te niegas a ti mismo/a. Trata a los demás de la manera en la que te tratarías si tuvieras tiempo para ello... o si no te sintieras tan culpable... o si no tuvieras tantas presiones... o si no tuvieras mayores prioridades... o si no fueras un masoquista oculto...

-Termina lo que empieces
No tomes el control de una mente sumisa hasta que no sepas cómo devolverla cuando hayas terminado. No rompas a una persona sumisa o a un/a esclavo/a si no estás preparado/a para recomponerlo/a después. No inicies una formación/entrenamiento si no tienes la intención de completarlo pase lo que pase (excepto en casos de circunstancias escepcionales). No abandones un lugar atravesando la escena de otras personas (si debes irte debido a una provocación que no puede ser ignorada busca un lugar apartado y cálmate, entonces vuelve y termina). Si has aceptado un contrato de relación D/s o BDSM cumple con tu parte pactada, porque a pesar de que legalmente puedas evadirte de tu palabra dada vas a perder tu Honor y dignidad si lo haces. Advertencia: No aceptes un contrato de este tipo a menos que existan disposiciones para liberarte de tu compromiso de Honor si alguna de las partes encuentra la relación intolerable. Por honorable se entiende la debida responsabilidad aceptada, pero no hay vergüenza, no hay culpa, y no hay teatro. Ambas partes deberían poder separarse con una reputación limpia y sin animosidad hacia el otro.

-No interfieras en la vida laboral o familiar de otras personas
A menos que alguien te invite expresamente a las partes de su vida que afectan a la familia o medio de sustento es preferible que los asumas como terreno intocable. Por lo tanto nada debería ocurrir durante una sesión que pueda poner en riesgo estas áreas, al menos sin contar con un consentimiento previo por adelantado y antes de que nada empiece. Por ejemplo: afeitar una cabeza o unas cejas, piercings, tatuajes, amedrentar a alguien con hacer circular información privada en su entorno laboral o familiar... Lo mismo hay que decir para las personas sumisas que tratan de inmiscuirse en los espacios privados de su Compañero de juegos, como por ejemplo usando un número de teléfono que sólo era para casos escepcionales, interactuando con sus colegas del trabajo o de su familia sin haber sido presentados, etc

-No des nada por sentado
Depender de alguien, contar con alguien, apoyarse en alguien tanto como necesitemos y consideremos adecuado, pero nunca, nunca perder la conciencia de que su presencia en tu vida es un don y una gracia. No es un derecho, y ni siquiera es un quid pro quo. Esto es así ya seas sumiso/a, Dominante, Amo/a o switch. Tener un/a compañero/a de juegos, o más, para una escena o para una convivencia en común es un regalo de incalculable valor. No lo devalues dando cosas por sentado.

-Respetar la diversidad
No todo el mundo se excita o pierde la líbido por las mismas cosas, o en el mismo grado, y eso está bien. No todo el mundo hace las cosas de la misma manera, y eso también está bien. Hay más de una forma para oscilar un flogger, para procesar el dolor, para realizar una momificación, para entrenar a un esclavo/a, para servir a una Mistress, para amedrentar a un drogadicto de la adrenalina a través de su piel, o para poner una gran sonrisa en la cara de un/a Dominante después de algo bien logrado. Alégrate de poder disfrutar tu manera de hacer las cosas, y no utilices tus logros y conocimientos para menospreciar a alguien que usa un camino distinto para alcanzar los mismos objetivos.


*Los derechos de autor no existen para este documento, el cual puede ser publicado y difundido sin solicitar permiso previo, a condición de citar la fuente de origen. Cualquiera puede adaptar y traducir el texto.
Gracias a los innumerables participantes en la Mesa de Trabajo en la IX Conferencia Leather Leadership en Phoenix, Arizona, con los cuales se pudieron perfilar, corregir y redactar los siguientes Principios Éticos en el BDSM.
(esclavo David Stein, gorgik@aol.com, bajo la tutela de Master Steve. 20/4/05).

Dulce libertad

"Hay que luchar por los sueños, pero hay que saber también que, cuando ciertos caminos resultan imposibles, es mejor conservar las energías para recorrer otros caminos"
Paulo Coelho

Has acabado con mi paciencia.
Me tomaré un respiro y...
seguiré luchando por mis sueños!
Pero desde ahora... SOY LIBRE!!!
kaya



Libre,
como el sol cuando amanece,
yo soy libre como el mar...
...como el ave que escapó de su prisión
y puede, al fin, volar...

Una sonrisa?

Una sonrisa no cuesta nada y produce mucho.
Enriquece a quienes la reciben
sin empobrecer a quienes la da.
No dura más que un instante,
pero su recuerdo a veces es eterno.
Nadie es tan rico que pueda pasarse sin ella,
y nadie es tan pobre que no pueda
enriquecer con sus beneficios.
Una sonrisa es descanso para los fatigados,
luz para los decepcionados,
alegría para los tristes
y el mejor antídoto contra las preocupaciones.
Una sonrisa no puede comprarse,
no puede obtenerse por caridad,
no puede robarse ni puede ser prestada,
porque una sonrisa es algo que a nadie rinde beneficio
a menos que sea brindada espontánea y gratuitamente.
Y si, en el trato con nuestros compañeros
alguien está demasiado cansado para
brindar una sonrisa, regálale una de las
tuyas, pues nadie necesita tanto de una sonrisa,
como aquel a quien no le queda
ninguna que ofrecer.


*Amigos son los que vienen, sin llamarlos, cuando se les necesita.
Ha sido un bonito y oportuno regalo, amigo.
Gracias :))