Pinzas


Las pinzas se utilizan generalmente para dar la sensación del dolor a ciertas partes del cuerpo. Pueden ser utilizadas en muchas zonas del cuerpo. Usted puede utilizar una pinza sencilla de madera (de colgar ropa) o una pinza del alta tecnología, pero algunas cosas son importante para todas: Cada uno reacciona diferentemente a ellas, una persona puede encontrarlas muy estimulantes y para otra pueden ser no muy eróticas y provocar incluso el fin de una sesión. Una pinza puede cortar la circulación de la sangre, debe cerciorarse y siempre estar pendiente de ella. NUNCA las aplique en las venas para prevenir la circulación de la sangre! Cerciórese de que la pinza no tenga ningún borde afilado. Las pinzas con los tornillos (vendidas a menudo en Sex-Shops) no son para los principiantes. Es difícil saber cuan firmemente las ha atornillado, y son a veces dificiles de quitar. Mientras más piel usted tome en la pinza, más segura es. Los pechos y especialmente, los pezones, son regiones altamente sensibles, siempre observe la reacción de su compañero cuando fije las pinzas en ellos.

La FISICA del PINZADO
Pues si, la física también interviene al pinzar. Veamos cómo.
Planteo
La pinza es una de las llamadas máquinas simples. Se basa en la ley de la palanca. Tiene un punto de apoyo que es la articulación donde se unen ambos brazos de la pinza, un punto de aplicación donde se halla el muelle o elástico que ejerce la presión, y el extremo donde la pinza prende en la piel.
Como se trata en fisiología del dolor, el dolor lo causa la presión que ejerce la pinza. Como sabemos, este dolor depende de la zona del cuerpo donde se aplique. Pero para la misma zona, el dolor producido también depende de otros factores.
Para fijar ideas, nos centraremos en la humilde, conocida, utilísima y nunca suficientemente valorada pinza de madera para tender la ropa.
-Fuerza del resorte-
Bueno, esto es obvio: si el muelle es más duro la presión será mayor. Algunas pinzas para BDSM permiten regular la presión ejercida. En el caso de unas pinzas para tender la ropa, basta con poner una goma elástica en el extremo por donde se presiona para abrir la pinza para reducir la presión.
-Posición del muelle-
Todos sabemos que hay que ejercer más fuerza para cerrar una puerta presionando cerca de las bisagras que donde está el picaporte (es una cuestión del llamado "momento de la fuerza"). De la misma manera, si el muelle está cerca del extremo donde se aplica la pinza a la piel, ejercerá más presión que si el mismo muelle está cerca de la articulación de la pinza. Esto es de todos conocido y permite incrementar el dolor mediante (por ejemplo) gomas elásticas apretando el extremo de la pinza que se aplica al cuerpo.
En las pinzas para la ropa el muelle se encuentra situado cerca de la articulación de la pinza porque así se abre aplicando menos fuerza y además permite trabar mejor la ropa. En general la articulación se halla a un tercio de distancia de donde se presiona para abrir la pinza, y el muelle o punto de aplicación (que coincide con la articulación) se halla a dos tercios de distancia del extremo donde se aplica la pinza al cuerpo.
-Superficie de contacto-
Si el brazo que define la distancia entre el muelle y el extremo donde se aplica la pinza a la piel y la dureza del muelle son los mismos, la fuerza que se ejerce en el extremo de la pinza es la misma. Como la presión P es igual a la fuerza F dividido por la superficie S en la que se aplica la fuerza.
Si la superficie de contacto de la pinza con la piel es menor, la presión será proporcionalmente mayor. Si la superficie es la mitad, la presión será el doble y el dolor producido será unas cuatro veces mayor al ser la relación entre el estímulo y la sensacion dolorosa una potencia de exponente 2.
Este es el motivo de que unas pinzas puntiagudas sean más dolorosas. Si te va el brico-sado (el autor no es responsable en manera alguna por los daños que puedan resultar de hacer lo que aquí se describe), puedes probar a cortar con una sierra las puntas de las pinzas para tender la ropa (luego pasa una lija con mucho cuidado para eliminar las astillas).
Al aserrar los extremos de las pinzas, disminuye la superficie por un factor 2, por lo que la sensación de dolor se incrementará 4 veces.
Un consejo: es mejor desmontar la pinza para aserrarla. También puedes probar a afilar con una lija el extremo de las pinzas.
Para un sado más duro, puedes pegar con super-glue un perdigón o un grano de arroz en uno o ambos lados (precaución que esto es duro) del extremo de la pinza (antes de aplicar la pinza, asegúrate de que el pegamento está bien seco).
La superficie también se puede disminuir pegando, por ejemplo, perdigones o granos de arroz a la parte interna de las pinzas que presiona la piel. Si se ponen dos granos de arroz opuestos, que más o menos son una tercera parte del ancho de la pinza, la sensación de dolor aumentará unas 9 veces. Hay más posibilidades, es cuestión de usar la imaginación.

La mazmorra de Nawaijin

1 comentario:

AMO.GALICIA dijo...

yo lo completaria un poco mas, pero esta bien el articulo