Dolor y BDSM

SADO INDOLORO
Hay una idea generalizada de que la esencia de los juegos BDSM es el dolor, no ya de prácticas extremas sadomasoquistas, sino de cualquier e inocente juego BDSM. Sin temer llamar a las cosas por su nombre, discrepo en que, por ejemplo, sea "dolor" el que se provoca y se siente en el spanking (azotitos en el culete).
Yo le llamo "dañito", aunque -a veces- se parezca mucho, lo reconozco, al concepto que otros tienen de "dolor"; pero es porque llaman "dolor" al acto en sí (visto desde fuera) y no al efecto conseguido, y, si los azotitos se dan bien, desde luego, no es dolor o "daño" lo que se produce y se siente.
Y, en todo caso, aunque lo llamáramos "dolor", no es dolor por dolor, sino "dolor" para obtener más placer, mezclándose -en un momento dado- sensaciones distintas de tal manera que no podemos decir que sea "dolor", sino, como mucho, una nueva sensación, excitante y por tanto placentera.
Quizás sea ahí, pienso yo, donde radique la diferencia entre el que es sádico (o masoquista) y los que no lo somos, aunque utilicemos algunos juegos de sado light, ... porque lo principal no el dolor en sí mismo; no es un fin, sino un medio.
¿MIEDO O TEMOR?
La D/s (y el placer y el sexo, en general) está, sobre todo, en el cerebro, y por eso, más que un juego de dolor y placer, es un juego de deseos y temores.
Y una "sesión" no tiene porqué ser una película de miedo sino de suspense, en la que lo excitante no es el azote en sí, sino el antes y el después, el no saber qué va a pasar, si lo que viene a continuación es un azote o una caricia, un beso o un mordisco, etc, etc.

SENTIR... SIN ETIQUETAS
Creo que la lección más importante que nos enseña la D/s a casi todos es que es mejor "no etiquetar" ni las sensaciones ni los sentimientos, porque partimos de ciertos "clichés" que no sirven para este mundillo.
Lo importante es "sentir"... tanto con sensaciones como con sentimientos, y descubrimos que "cosas" que nos habían enseñado como "desagradables" no lo son tanto o, al menos, no en combinación con otras, "agradables".
Y es que, precisamente, creo que una de las bases del BDSM y de la D/s y la razón de porqué se "siente" más intensamente que con otras "cosas" es el contraste de "sensaciones" y de "sentimientos"... sin etiquetas.

Frío y calor, bajar al infierno para luego elevarse al "séptimo cielo", azotes y caricias, sexo salvaje y ternura infinita, palabras, miradas... Y es que, después de unos azotes, los mimos saben muuucho mejor ¿o no? ;-)


TUTORPANTALEON
de su blog "Reflexiones BDSM"