De conocerse uno mismo... vs autoengañarse

Es algo difícil ¿verdad? eso me decía mi mejor amigo esta misma mañana. Bueno, no es fácil, pero hay que hacerlo, hay que trabajarlo.
Dejaré a un lado el Ello, Yo y Superyo del psicoanálisis y me centraré en una visión más prosaica, más "casera" del tema y lo aplicaré a la Ds, que es de lo que se trata aquí.

Creo IMPRESCINDIBLE conocerte a ti mismo antes de empezar a buscar nada ni nadie, y ¿por qué? Pues porque sin saber qué eres, qué te gusta y qué puedes de verdad ofrecer ¿qué puedes buscar?. Pues lo único sería dar palos de ciego hasta que ¡por fin! tengas la suerte de tropezar con algo que te llene... si es que llega el día en el que tienes esa suerte. Y habrás dejado tras de ti un reguero de intentos fallidos, de decepciones, de personas heridas, de sinsabores y demás.

Hay quien dice que no lo saben porque no tienen experiencia. Vale, vale, experimentar las cosas es bastante necesario para confirmar que algo va con nosotros. Pero la palabra clave es esa, confirmar. Vivirlo nos puede dar la seguridad de que nos gusta o no, de plenitud o vacío. Pero no tener experiencia no puede ser una excusa para no buscarnos a nosotros mismos.

Cuando empecé en el BDSM sólo sabía que era dominante, porque en mis fantasías siempre era dominante, porque me excitaba (y no solo sexualmente), porque iba más con mi carácter. Pero en realidad poco más... Comencé a experimentar muy pronto; el método era el de "prueba y error". Jaja, ¡qué de palos me llevé! y supongo que también di. Nunca conseguía que el bdsm me llenara y no entendía por qué, si yo era dominante y ellos sumisos... ¿cuál era el problema?. Pues os lo voy a decir: no me había parado a pensar cómo era yo, qué necesitaba y qué estaba (de verdad, sin autoengaños) dispuesta a dar.

En una racha de esas malas por las que todos pasamos, quizá más mala de lo habitual, me paré en seco. Pensé en qué era lo que necesitaba. Eché la vista atrás, reflexioné mucho. Aprendí a distinguir entre lo que eran fantasías (que como fantasías estaban genial) de lo que realmente quería vivir. Pensé en todo lo que quería ofrecer a esa persona que estuviera conmigo y luego me pregunté si lo consideraba viable, o si estaba exagerando. Y una vez que tenía las ideas claras (pero de verdad, nada de ir de boquilla), que sabía lo que quería, lo que necesitaba, lo que estaba dispuesta a dar, entonces reaparecí. Pero consciente de que conocerse a uno mismo es un camino que debemos recorrer toda la vida, porque todos tenemos partes ocultas, tenemos que enfrentarnos a situaciones nuevas en las que a lo mejor no sabemos como reaccionaríamos y sobre todo, todos evolucionamos.

Y ahora llego al meollo del tema. En el bdsm hay tantas necesidades como personas componemos la comunidad. Desde los que se lo toman como un simple juego sexual (a los que personalmente creo que debemos respetar todos un poco más, incluida yo), hasta los que lo tenemos como forma de entender las relaciones o forma de vida. Hay docenas de peldaños entre una cosa y otra. Y no creo que ninguna, por sí misma, es buena o mala. Pero tienes que saber cual es la tuya, para buscar a alguien que sea afín a tu modo de verlo.

Si te autoengañas diciendo que eres un sumiso o dominante "a tiempo completo" cuando en realidad lo que puedes ofrecer son juegos de rol bdsm en plan morboso (y lo demás dejarlo para las fantasías), pues nunca vas a estar satisfecho. Porque en cuanto des con una relación de las de a tiempo completo, te vas a rajar, vas a desaparecer, vas a mentir o poner excusas, te vas a sentir mal y /o vas a hacer daño a otra persona...

No hay nada malo en buscar un bdsm sexual, hay muchas personas que así lo hacen. Pero sé franco, primero contigo mismo y luego con los demás. ¿Puedes y quieres dar algo más? ¿o dejarlo ahí?

Hay quien sólo se atreve a fantasear con todo esto y no dar el paso al real. No pasa nada. Nadie te va a obligar a hacerlo, y hay mucha gente que busca relaciones epistolares, chatear o compartir esas fantasías de alguna manera, sin pasar a mayores. Pero no te engañes diciéndote y diciendo a los demás que buscas real cuando nunca vas a dar el paso, porque no es necesario mentir a quién sí quiere para poder compartir las fantasías.

Vamos, volviendo al refranero popular, siempre hay un roto para un descosido. Pero primero averigua quien eres.

Autora: DamaAlone
de su blog "La última cereza"

Soy sumisa, pero sólo de Ti


Soy sumisa pero sólo de Ti
porque solo a Ti te he dado
el derecho de dominarme.
Y tú eres Hombre suficiente para aceptarlo,
y Caballero para respetarlo.
Soy sumisa pero no débil,
mi fuerza es la confianza que deposito en Ti.
Y mi orgullo es servirte
y mi compromiso complacerte.
Soy aprendiz de sumisa
y mi deseo es ser tuya.
Soy indisciplinada en el cuerpo y la mente
pero confío en Ti, para instruirme.
Soy sumisa pero sé
que Tu Dominación me hará libre
eres Mi AMO
y Tus órdenes son mi única liberación.
Te entrego libremente mi alma,
te ofrezco mi cuerpo,
para que los moldees y los hagas fuertes
como parte de Ti.
A Ti quiero entregarte mis secretos más íntimos.
Quiero que me liberes,
rendirte mi ser,
someterme a Ti.
Tus fantasías y deseos son mi elixir.
Tu roce y Tu sabor mis anhelos.
Tus susurros y Tus órdenes,
el mundo al que quiero encadenarme.


Autora: solans
publicado en "BDSMen Mexico"
el 8 de diciembre del 2006

Estudio sobre las ventajas del BDSM

Un estudio de la Universidad de Nueva Gales del Sur (NSW, Australia) publicado en el Journal of Sexual Medicine ha establecido una correlación entre las prácticas BDSM y un mayor grado de felicidad y éxito personal. El estudio también destruye la percepción popular de que sus practicantes están "enfermos" o pueden ser "peligrosos".
Según esta investigación, el 2% de los adultos australianos practican la dominación, sumisión y sadomasoquismo de manera habitual, mientras un número mucho mayor las incluye en sus relaciones ocasionalmente. A pesar de los estereotipos comunes, no lo hacen en respuesta a ningún problema sino simplemente porque es "un interés sexual o subcultura atractiva para una minoría amplia". El estudio fue realizado sobre una muestra de 20.000 australianos por investigadores en salud pública de la Universidad de NSW.
Los hallazgos mostraron también que el BDSM resultaba más común entre personas homosexuales, lesbianas y bisexuales, pues son más proclives a ser sexualmente inquietas.
De hecho, las personas que participan activamente en el BDSM muestran niveles más bajos de estrés psicológico que el resto de la población, lo que se traduce en un grado mayor de felicidad y posibilidad de éxito. El estudio no entró a analizar los motivos de este hecho, pero se cree que puede deberse a una mayor armonía consigo mismas según la profesora Juliet Richters, directora del mismo.
Richters, autora también del libro Doing It Down Under, afirmó que la medicina y las leyes habían creado falsos estereotipos sobre las personas sadomasoquistas como seres "dañados y necesitados de terapia en el mejor de los casos y, en el peor, peligrosos hasta el punto de necesitar regulación legal", o con problemas sexuales que les exigían "estímulos particularmente fuertes como ser atados o golpeados para excitarse".
Richters apuntó su esperanza de que los resultados de este estudio ayudaran a acabar con tales estereotipos.

Fotografía cedida por DS_bilbao

TUYA

Crecí para ti.
Tálame.
Mi acacia implora a tus manos
el golpe de gracia.

Florecí para ti.
Córtame.
Mi lirio al nacer dudaba
ser flor o ser cirio.

Fluí para ti.
Bébeme.
El cristal envidia lo claro
de mi manantial.

Alas di para ti.
Cázame.
Falena, rodeo tu llama
de impaciencia llena.
Por ti sufriré.

Bendito sea el daño
que tu amor me dé!
¡Bendita sea el hacha, bendita la red,
y loadas sean tijeras y sed!
Sangre del costado
manaré, mi amado.
¿Qué broche más bello,
qué joya más grata,
que por ti una llaga
color escarlata?

En vez de abalorios
para mis cabellos,
siete espinas largas
hundiré entre ellos.

Y en vez de sarcillos
pondré en mis orejas,
como dos rubíes,
dos ascuas bermejas.

Me verás reír
viéndome sufrir.
Y tú llorarás, y entonces...
¡más mío que nunca serás!


Juana de Ibarbourou

Dolor y BDSM

SADO INDOLORO
Hay una idea generalizada de que la esencia de los juegos BDSM es el dolor, no ya de prácticas extremas sadomasoquistas, sino de cualquier e inocente juego BDSM. Sin temer llamar a las cosas por su nombre, discrepo en que, por ejemplo, sea "dolor" el que se provoca y se siente en el spanking (azotitos en el culete).
Yo le llamo "dañito", aunque -a veces- se parezca mucho, lo reconozco, al concepto que otros tienen de "dolor"; pero es porque llaman "dolor" al acto en sí (visto desde fuera) y no al efecto conseguido, y, si los azotitos se dan bien, desde luego, no es dolor o "daño" lo que se produce y se siente.
Y, en todo caso, aunque lo llamáramos "dolor", no es dolor por dolor, sino "dolor" para obtener más placer, mezclándose -en un momento dado- sensaciones distintas de tal manera que no podemos decir que sea "dolor", sino, como mucho, una nueva sensación, excitante y por tanto placentera.
Quizás sea ahí, pienso yo, donde radique la diferencia entre el que es sádico (o masoquista) y los que no lo somos, aunque utilicemos algunos juegos de sado light, ... porque lo principal no el dolor en sí mismo; no es un fin, sino un medio.
¿MIEDO O TEMOR?
La D/s (y el placer y el sexo, en general) está, sobre todo, en el cerebro, y por eso, más que un juego de dolor y placer, es un juego de deseos y temores.
Y una "sesión" no tiene porqué ser una película de miedo sino de suspense, en la que lo excitante no es el azote en sí, sino el antes y el después, el no saber qué va a pasar, si lo que viene a continuación es un azote o una caricia, un beso o un mordisco, etc, etc.

SENTIR... SIN ETIQUETAS
Creo que la lección más importante que nos enseña la D/s a casi todos es que es mejor "no etiquetar" ni las sensaciones ni los sentimientos, porque partimos de ciertos "clichés" que no sirven para este mundillo.
Lo importante es "sentir"... tanto con sensaciones como con sentimientos, y descubrimos que "cosas" que nos habían enseñado como "desagradables" no lo son tanto o, al menos, no en combinación con otras, "agradables".
Y es que, precisamente, creo que una de las bases del BDSM y de la D/s y la razón de porqué se "siente" más intensamente que con otras "cosas" es el contraste de "sensaciones" y de "sentimientos"... sin etiquetas.

Frío y calor, bajar al infierno para luego elevarse al "séptimo cielo", azotes y caricias, sexo salvaje y ternura infinita, palabras, miradas... Y es que, después de unos azotes, los mimos saben muuucho mejor ¿o no? ;-)


TUTORPANTALEON
de su blog "Reflexiones BDSM"

¿Se puede disfrutar del dolor?


"Ni tampoco hay alguien que ama o procura o desea obtener el dolor por sí mismo, porque es dolor, sino porque ocurren circunstancias en las cuales el esfuerzo y el dolor le pueden significar grandes placeres" de "Finibus Bonorum et Malorum" (Los extremos del bien y del mal) Cicerón, 45 AC.

Aún 2000 años después de que Cicerón lo explicara, esta es la pregunta básica que desconcierta a los otros acerca de nuestros juegos. Esta es la razón por la cual las nalgadas eróticas son vistas como una perversión. El dolor es malo. La gente normal no disfruta el dolor. ¿como puede Ud. disfrutarlo?
El padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, quien no leyó a Cicerón, dice en “El problema económico del masoquismo” (1924) que:
“La existencia de una tendencia masoquista en la vida instintiva de los seres humanos puede ser correctamente descripta como misteriosa desde el punto de vista económico. Pues si los procesos mentales son gobernados por el principio del placer de modo tal que su principal objetivo es evitar el desplacer y la obtención del placer, el masoquismo es incomprensible. Si el sufrimiento y el desplacer pueden no ser simplemente advertencias, sino, en realidad, objetivos, el principio del placer es paralizado – es como si el vigía de nuestra vida mental fuera colocado fuera de acción por una droga”

El dolor es, en principio, desagradable. Tiene que serlo, ya que es un mecanismo desarrollado para advertir del peligro, y para producir un alejamiento del organismo de la fuente de ese peligro. Como nos enseñaron en la escuela, si uno pone inadvertidamente la mano cerca del fuego, el dolor de la quemadura hace que uno la retire y evite un daño mayor.

*Pregunta: Entonces, ¿como puede una persona normal aceptar que le produzcan dolor y hasta encontrarlo excitante, como pasa en los juegos de BDSM?
*Respuesta: nadie disfruta el dolor por el dolor en sí, ni lo busca por placer, pero...
Vamos a estudiar la bioquímica del dolor, y la forma en que lo percibimos.

LA BIOQUÍMICA DEL DOLOR
Los juegos de BDSM suelen incluir un elemento de (falsa) agresión que obtiene dos resultados físicos que se basan en la bioquímica. Primero, por más que uno sepa intelectualmente que es fantasía, que no va a ser lastimado y que no corre peligro, el cuerpo reacciona igual que ante una amenaza real. Los latidos del corazón se aceleran, la respiración también, y uno siente toda la sensación del peligro. Y esa reacción se produce porque, ante la amenaza percibida, el organismo segrega adrenalina para preparar al cuerpo para luchar o para huir.
Y la sensación de alerta y la euforia provocada por la adrenalina es agradable y está en la base de muchos otros placeres humanos. Es la reacción del cuerpo que el hombre busca en los deportes de riesgo. Y no sólo en los deportes extremos. Se siente al bajar una cuesta en esquíes, o al andar rápido en bicicleta, o en el momento de mayor tensión en un partido de cualquier deporte. También se basa en la adrenalina la atracción por las montañas rusas y las películas de terror.
Pero hay más. Ante el dolor, el organismo segrega otras substancias de efectos agradables que son las endorfinas. La finalidad de las endorfinas es la de aliviar el dolor después de que éste cumplió su función, y además son estimulantes y afrodisíacos. Son analgésicos naturales, y son la causa de que muchas drogas produzcan efecto. La morfina y otros opiáceos funcionan porque son parecidas a las endorfinas y se conectan a las terminales nerviosas de la misma forma y cumpliendo la misma función que éstas. Sólo que las endorfinas, diseñadas específicamente para esto, tienen un efecto mucho más poderoso.
La adrenalina y las endorfinas hacen que cambie la percepción del dolor. Se puede soportar mucho más, y golpes que serían dolorosos en otras condiciones apenas se sienten. (Recuerden los moretones causados por los besos en el cuello, que muchas veces aparecen sin que el sujeto recuerde cómo ocurrió).
Una paliza erótica, que debería comenzar suave y lentamente e ir incrementando de a poco la intensidad para dar tiempo a actuar a la adrenalina y a las endorfinas, produce el mismo efecto que drogarse. Si todo se hace bien, el castigado entrará en un estado que se ha llamado el “sub-space”, el sub-espacio ( o mejor, el espacio del “sub”, del sumiso), que es equivalente a la excitación producida por las drogas, y que ha sido comparado también al éxtasis religioso. Se pierde el contacto con la realidad, se deja de percibir el dolor, y uno se siente flotando, en paz con uno y con el universo.
Pero aún sin llegar a ese estado de éxtasis, que no es fácil de conseguir, el castigado siente la euforia provocada por la adrenalina y las endorfinas.
Así que, si bien la mayoría de la gente que conozco no disfruta del dolor en si mismo, mucha gente disfruta a consecuencia del dolor.

LA PERCEPCIÓN DEL DOLOR
Ahora vamos a referirnos a la percepción psicológica del mismo.
El dolor no es realmente algo físico, es una sensación, y como tal es percibida en forma diferente por diferentes personas, y aún por la misma persona en diferentes circunstancias.
Primero, parece que hubiera un dolor "bueno" y un dolor "malo". Por lo que sé hay gente a la que le gusta recibir nalgadas violentas durante una escena, pero la mayor parte de la gente no disfruta de patear muebles con los pies desnudos (Lo sé. Ambas cosas me ocurrieron).
Cuando Ud. azota con un instrumento flexible, puede pegar "largo", haciendo que la punta del instrumento se enrolle en el cuerpo y pegue en el lugar equivocado. Si está azotando la espalda de su pareja y pega "largo", golpeará el costado del cuerpo, bajo el brazo. Si pega con un cinturón en las nalgas, la punta pegará en el costado de las nalgas, o, si pega en los muslos, en el interior de los mismos. Puede ser lo adecuado para una paliza de castigo, (aunque debe tener cuidado si pega bajo el brazo, y con los genitales si pega en los muslos), pero el dolor "desagradable" distraerá a su sumiso si lo que se pretende es una azotaina sensual o sexual. El dolor "agradable" de las nalgadas no lo molestará.
Mucha gente disfruta con azotes en las plantas de los pies, o en la palma de las manos, pero pegue un golpe seco con una regla en los nudillos (es peligroso, no pruebe) y obtendrá una reacción furiosa de su pareja.
Parece, entonces, que hay diferentes "sabores" de dolor, algunos placenteros y otros no.
Desde luego, no son los mismos para todos. Parece también que la gente tiene diferentes gustos en lo referente al dolor. Asegúrese de saber los gustos de su sumiso.
Segundo, la percepción del dolor cambia con su humor. Cuando Ud. está excitado, sexualmente o de otra forma, (cuando su cuerpo está lleno de adrenalina y/o endorfinas), su umbral de dolor es mucho más alto.
Ejemplos típicos son los besos que dejan moretones, las raspaduras y palmadas causados por el sexo apasionado o rudo, aún por amantes "vainilla", que no están en nuestros juegos. El que los recibió nota las marcas después, pero muchas veces no recuerda cuándo ocurrió. Hubieran sido dolorosos fuera de la escena, y Ud. hubiera sufrido la reacción de la víctima, sin importar si le gusta o no el BDSM, pero le resultaron aceptables (y aún excitantes) durante la misma.
Lo mismo ocurre si se encuentra envuelto en una pelea. Puede aceptar golpes que serían enormemente dolorosos si Ud. no estuviera furioso, aguantarlos, y devolverlos.
Cuando juega deportes de contacto Ud. puede recibir no sólo golpes, sino lastimarse, y levantarse y continuar jugando. Otra vez la adrenalina. Si le patearon la espinilla jugando fútbol, si fue volteado por un enorme (y duro) segunda línea jugando rugby, o se torció el tobillo o la rodilla practicando cualquier deporte, lo sentirá después de "enfriarse" (cuando su cuerpo eliminó la adrenalina y las endorfinas) y estará muy dolorido a la mañana siguiente, tal vez imposibilitado de caminar, pero en el momento fue un incidente del juego, y apenas si lo sintió.
Así que la percepción del dolor es distinta dependiendo del tipo de dolor, y del estado anímico de quien lo recibe.
Finalmente, y aún cuando el dolor es desagradable y no está disimulado, la mañana después, cuando tiene buenos recuerdos de su actividad del día anterior, pero su cuerpo duele, lo acepta como una consecuencia inevitable del haber disfrutado. Y volverá a jugar, o a tener sexo, aún cuando sepa que, casi inevitablemente, estará dolorido después.
La gente está dispuesta a aceptar el dolor aún si lo siente totalmente en el momento de recibirlo. Las mujeres soportan mucho dolor durante el parto. Y sin embargo, aceptan tener otro bebe aún cuando saben de primera mano la ordalía que eso significa.
Y no es sólo a cambio de logros importantes que la gente acepta el dolor. Un corredor o ciclista de larga distancia, o un corredor de triatlón van a sufrir en la prueba dolor fuerte, dolor real y "doloroso", aun cuando enmascarado por la adrenalina. Lo van a sufrir, y lo van a vencer, y continuarán corriendo a pesar de él, aún sabiendo que corren por diversión, sin posibilidades de ganar.
Más aún, la gente está dispuesta a aceptar dolor por razones que podríamos considerar triviales. Se dejará arrancar dolorosamente el vello del cuerpo para lucir mejor. Se torturará en el gimnasio para estar en buen estado, o perder peso. Las mujeres soportarán el dolor en los pies para lucir ese par de zapatos "especiales" en la fiesta (y bailarán toda la noche a pesar de ello).
Parece, entonces, que la gente esta preparada para sufrir dolor, dolor real, dolor que no disfruta, a cambio de obtener algo que desea.
¿Por qué nosotros, en nuestros juegos, no aceptaríamos el dolor a cambio de algo que deseamos? Porque si realmente nos gustara el dolor, lo buscaríamos constantemente, mientras que en nuestra vida corriente, tratamos de evitarlo, como todos los demás. Nuestro placer no deriva directamente del dolor, lo sufrimos en una escena como un medio de obtener lo que queremos.
Las relaciones de BDSM, en mi opinión, están basadas en un intercambio de poder. Uno manda, el otro pierde el control.
Uno nunca se siente más dominado, más indefenso, que cuando le están pegando sin poder evitarlo. Duele y eso es desagradable y es humillante. Ese es el momento en que uno siente realmente que está en las manos del otro. Y eso, no el dolor, es lo excitante.
Así que, antes de hacer análisis complejos de cómo es que la gente puede disfrutar con el dolor, o pensar que son enfermos por ello, las preguntas deberían ser: ¿Realmente están sufriendo tanto, o el dolor está disminuido o disimulado por la química del cuerpo? ¿Es ese dolor tan "doloroso" como para ser desagradable dadas las circunstancias? Y aún si sienten el dolor y es desagradable, ¿esperan alguna recompensa deseable a cambio del dolor?
Porque si cuando trata de entender los juegos "sadomasoquistas" no se hace esas preguntas, se fijará en lo que es realmente una condición necesaria y muy visible de ellos, el dolor, pero probablemente se le escapará la razón real del juego.


Agony & Ecstasy
Publicado el 23/01/04

Las reglas del juego: El manual del BDSM

LAS REGLAS DEL JUEGO:
EL MANUAL DEL BDSM
Autor: JOSÉ LUIS CARRANCO VEGA
Editorial: EDICIONES B
Fecha de publicación: 12/11/2008.
Edición: 1ª.
Número de páginas: 416.
Precio: 19 €

Sinopsis:
Mientras que todo tipo de relación sexual tiene, podríamos decir, su manual, hasta ahora el sadomasoquismo –una de las relaciones sexuales humanas más ricas e intensas que existen– carecía de uno escrito en castellano y por alguien de aquí.
En "Las reglas del juego" veremos los instrumentos que se usan, su manejo, sus efectos sobre la persona sobre la que se aplican y los diferentes detalles que conviene tener en cuenta para salvaguardar siempre la seguridad y la higiene.
*
*JOSÉ LUIS CARRANCO (nace en Sevilla en 1964) es editor, escritor, fotógrafo y director de cine para adultos. Su entrada dentro del mundo del sexo comenzó en 1993, cuando un amigo lo invitó a invertir en un sexshop. Atraído desde siempre por el mundo del erotismo, aceptó, pero comenzó a dejarlo cuando en 1995 emprendió la edición de un fanzine especializado en BDSM llamado Sumissa.
Un año después el pequeño fanzine se convirtió decididamente en revista. Jose Luis Carranco fue al Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona y comenzó a frecuentar los círculos de las personas que se dedicaban al cine X, sobre todo a José María Ponce, de cuya mano entró por derecho propio en el mundillo del porno.
Ese mismo año, 1996, rodó su primera película como director, "Entrega y Pasión". En el Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona (FICEB) de ese mismo año fue galardonado con la Ninfa de Oro al mejor nuevo realizador.
Los derechos de la película fueron adquiridos por el FICEB, pero por complicaciones internas de producción del mismo Festival de Barcelona nunca llegó a ver la luz.
Los premios no se quedaron ahí ese año. En la recién estrenada Feria Erótica de Mallorca, se presentó como fotógrafo y de nuevo fue galardonado con el premio de mejor fotografía erótica y su revista Sumissa lo fue a su vez como mejor revista especializada.
Durante los tres años siguientes continuó recibiendo los mismos galardones, añadiéndose el de mejor director de cine X en 1998 por la película "HouseX" codirigida y coproducida con Narcís Bosch. Desgraciadamente, por problemas económicos y de producción, la película "HouseX", incluso a pesar de haber sido premiada, no pudo salir de la mesa de edición.
En 1997 fue fichado por Canal X y dirigió la película "En busca del porno en Sevilla" donde dio a conocer a la que se convirtió en afamada pornostar Alba del Monte.
Tras terminar el rodaje comenzaron las desavenencias con la productora, ya que no se le permitió montar la película y el resultado fue bastante mediocre. No obstante aceptó dirigir las películas protagonizadas por Poli Díaz, el Potro de Vallecas, de la que se produjeron dos títulos de las aventuras del boxeador y su guía espiritual el lama, tras lo cual rompió su relación con Canal X por el mismo motivo de no permitírsele editar la película.
De hecho, en un arrebato, pidió al responsable de Canal X que su nombre no apareciera como director de los vídeos, ya que no representaba con autenticidad su trabajo. El productor firmó las dos películas con su personal seudónimo habitual, relegando al director de las mismas a guionista de las producciones con el poco acertado "mote" de ozelui. Lógicamente este feo detalle produjo un nuevo arrebato.
En 1998 decidió dejar de dirigir cine X, totalmente desencantado y se centró definitivamente en dar mayor entidad a la revista Sumissa que llegó a convertirse en el indiscutible referente internacional del mundo del BDSM español.
En el año 2000 se embarcó en otra aventura y comenzó a editar una nueva revista especializada en BDSM, Perverssa, que contra todo pronóstico duró en el mercado dos años.
En 2005 decidió dejar de editar la revista Sumissa en papel por las pérdidas acumuladas y la pasó a su formato digital definitivo.
La revista Sumissa ha llegado a convertirse en la publicación especializada en BDSM más longeva de España y con mayor número de ediciones y actualmente es buscada por coleccionistas como revista de culto. En la revista Sumissa colaboraron personajes de renombre de nuestro país como el célebre director de cine Luis García Berlanga, José María Ponce o periodistas como Luis Vigil y Andrés Casabona entre otros.
Como fotógrafo, las instantáneas de José Luis Carranco han aparecido en conocidas revistas fetichistas de media Europa y de Estados Unidos.
En 2007 escribió el libro titulado “Las Reglas del Juego: El Manual BDSM”, editado en 2008 por Ediciones B.
Actualmente se dedica al diseño gráfico de páginas web y está enfrascado en su primer libro de ficción.

Hoy solo soy TUYA

*****
Hoy solo soy TUYA
TUYA por entero y para lo que desees.
No pienses ni digas nada.
No merece la pena.

Mañana... ¿Qué más da lo que nos deparará?
Quizás yo vuelva a mi vida de siempre,
y Tú hagas lo mismo con la tuya.

Pero hoy...
Hoy mi Amo, sólo soy TUYA.
TUYA para cumplir todos Tus deseos,
fantasías y caprichos...

Seré Tu esclava
y Tu amante delicada y sumisa.
Cumpliré hasta el último de Tus deseos…
sean cuales sean.

Hasta los más profundos y oscuros,
aquellos que no te atreverías a confesar
ni a Tu mejor amigo,
incluso ni a Ti mismo.

Porque hoy... soy TUYA.



“Colgando En Tus Manos”
Carlos Baute & Marta Sánchez

"Quizá no fue coincidencia encontrarme contigo, tal vez esto lo hizo el destino..."

*

Fotografía cedida por DS_bilbao

*Gracias DS... por todo :)

El nick del Amo

Me comentó mi niña, que en una conversación con un amigo suyo, habían hablado sobre ese tema. ¿Por qué una sumisa o un sumiso, añade a su nick las llavecitas con las iniciales de su Dominante y el Dominante no hace lo mismo, aunque sea de otra manera?
Y enseguida este tema me llamo la atención. Incluso, me avergoncé de no habérmelo planteado yo antes.
El caso es que lo hablé con diferentes personas, de ambos roles, de ambos sexos, personas de este mundo y otras que solo sienten curiosidad por él y lo respetan desde la distancia.
Y mientras hablaba con uno y con otro me iba formando mi propia opinión.

Para mi, está claro, que no hay collar que valga más que el que no se ve, pero se siente entre las dos personas que comparten una relación.
Pero, después de eso, no nos equivoquemos: estamos integrados en una sociedad, unas veces para bien y otras para mal. Y hay sociedades que, aunque usen la más moderna tecnología, continúan ancladas en un pasado muy cercano.

Digo lo de un pasado muy cercano, porque en uno más lejano, si no me equivoco, a la hora de presentar a un Señor, se enumeraban sus títulos y propiedades. Me pregunto, ¿existe en la sociedad BDSM, desde el punto de vista Dom, algún motivo que cause más satisfacción, que el orgullo de ser Amo/a de la persona que ha aceptado entregarse?

Es curioso que podamos exigir a la parte sumisa que demuestre esa satisfacción, ese orgullo, añadiendo a su nick {__} nuestras iniciales. Y que, en cambio, no hayamos ideado un símbolo que nos identifique a los Dom como Amos/as de…..

He intentado cavilar sobre los motivos que pueden haber provocado esto. Se me han ocurrido unos cuantos, y ciertamente ninguno me provoca satisfacción, sino más bien al contrario. Llamadme mal pensado, si queréis, pero los motivos que he encontrado son:
- Pensarán que soy menos Dominante, menos Amo/a.
- Pensarán que soy un inculto del BDSM.
- Queremos que se sepa que nuestra/o sum, es nuestro, para evitar que nadie intente quitárnoslo/a. Creo que todos conocemos gente que va presumiendo de ser muy respetuosa en este aspecto, pero, por detrás se comportan de forma completamente opuesta. Creo que hay quien puede dar fe de que, en cuanto se ha puesto collar cibernético, le han comenzado a llover privados.
- No queremos que se sepa que tenemos sum, para así intentar conseguir más “experiencias”. Creo que también todos conocemos casos de quien promete el oro y el moro, y después su vida real está llena de mentiras que impiden que cumpla sus promesas. Creo que también hay quien puede dar fe de haberse enterado a posteriori de que su “Amo”, mientras lo era, tenía otras/os sumisas/os.
- Exigimos a quien se entrega determinados esfuerzos y nosotros debemos cumplir determinados deberes. ¿Tan difícil es que si exigimos esas llavecitas, no podamos demostrar nosotros que también tenemos pareja?
- Yo comencé a vivir el BDSM, mucho antes de la existencia de Internet o revistas donde encontrar gente afín. Nos encontrábamos por puro instinto. Después de estar muchos años fuera, descubro los cambios que se han producido. Pero, con todas estas cosas tan modernas, me doy cuenta de que, en algunos aspectos, la mentalidad está más a la antigualla ahora que a finales de los 80 y principios de los 90. Han aparecido cosas nuevas, en cuanto a tecnología, pero estamos anclados en algunos aspectos que impiden avanzar. Creo que el tema del collar es uno de ellos. Creo que es obsoleto pensar en algunos temas de la forma que lo hacemos.

Dicho esto, vuelo a pensar en positivo.
Un collar es como una alianza, como unos papeles firmados en un juzgado de paz. Es un símbolo de compromiso y unión entre dos personas. Algo que se puede romper en cualquier momento, pero que mientras está ahí, crea unos compromisos por y para las dos partes. ¿Por qué entonces no crear un nuevo símbolo que identifique al Dom como parte de ese vínculo?

Personalmente, para mi es motivo de felicidad, orgullo y satisfacción, la relación que mantengo con MI SUMISA ( sí: en mayúsculas, porque ella es muy importante para mi, mi bien más querido en este mundo nuestro).

Y pensaba que, aparte de sentirme orgulloso de que ella luciese {LW} detrás de su nick, yo también me sentiría tremendamente feliz de lucir sus iniciales detrás del mío. Por ejemplo, LordWunjo*__*
Y, aunque pueda suponer un problema técnico o de índole interna en determinadas relaciones, imagino el orgullo de aquellos que mantienen relaciones con dos o más sum: nick*__**__*, nick*__**__**__*, y así sucesivamente.

Sé que es un tema que entra dentro del protocolo. Pero el protocolo no deja de ser algo vivo que en toda sociedad, de una forma u otra, ha avanzado con los tiempos. Y recordemos que se ha presentado siempre, en ciertos protocolos, a quien ostentaba determinado título, por sus propiedades y logros conseguidos.

He usado los asteriscos, para poner el ejemplo. Pero, se podrían usar otros elementos.
Nick(__)
Nick/__/
Nick8__8. Este de los 8 como elemento que encierra la abreviatura de nuestra propiedad más preciada, me resulta especialmente agradable por motivos personales y porque el 8, dibuja unas esposas.
Nick#__# Este también puede interpretarse, como tener dentro de una jaula.

Bueno, supongo que pueden surgir bastantes más.

Sé que he hablado de un tema que puede resultar altamente polémico, que habrá muchísimas interpretaciones y controversias sobre el mismo. Para mí es evolucionar, aunque esto pueda suponer una pequeña revolución dentro de una sociedad que se rige mayoritariamente por normas no escritas. Pero si nos gusta usar elementos que han avanzado con los años, materiales que antes no existían, también podemos avanzar en otros muchos temas.

Un cordial saludo a todos.

Lord Wunjo*sh*
de su blog "Lord Wunjo" en someteme.com


PD. Después de escribir todo lo anterior, me he dado cuenta, que algunos Amos y Amas, no se si de forma habitual o no, si hacen referencia en su firma a su sumis@. Pido disculpas a todos aquellos que lo hacen, por no haberme fijado en eso antes y les expreso mi admiración y respeto.

*cookie dijo ...
Estimado Lord Wunjo, no se parta más la cabeza y busque su información en las páginas de chats BDSM de habla inglesa. Ahí encontrara la respuesta a lo que se plantea. O sea, si es típico y normal que el Dom use un collar después de su nick indicando las iniciales de su propiedad. No se ha equivocado al pensarlo o desearlo.
Lo que sucede es que cuando se intento implementar eso en el IRC, antes de la llegada de los foros y chats como en esta pagina, el macho ibérico se empezó a reír del Amo que utilizo ese método de demostrar el orgullo que sentía. Les llamaban de todo detrás de sus espaldas, y lo mas bonito era mariquita.
Ya ve, es solo cuestión de estar en esto lo suficientemente largo en el tiempo como para recordar ciertas costumbres que no llegaron a encajar en la sociedad BDSM hispana por motivos del machismo.
Como me quedé con la curiosidad del collar para Dom, me puse a mirar páginas americanas, y eureka! Encontré una que me daba la lista completa de los más recientes protocolos de CiberCollares. El autor no los usa porque no le gustan, pero aun así hace un apartado para explicarle a los nuevos lo que se van a encontrar. Yo les he hecho la traducción debajo de cada párrafo para que puedan entenderlo los que no hablen ingles. Espero que se entienda y lo disfruten.

-CYBER COLLARS -
Ciber Collares In chatrooms, you will often see submissives wearing online 'collars'. The collar indicates that the submissive belongs to another, and that relationship is to be respected by others in the channel. For the sake of example, we will use Jane and her Dominant Tarzan.
En salas de chats, verán muy a menudo a los sumisos/as usando collares ciber. El collar indica que ese sub pertenece a alguien y que esa relación debe ser respetada por el resto de los participantes en el chat. Para poner nuestros ejemplos, usaremos a Juana y su Dominante Tarzan.
In most chatrooms, Dominants/Top nickname are usually in Upper case and submissives/bottom's in lower case. There are exceptions, many people do not like being restricted and labeled by this unwritten rule. I'm not a fan of online collars, but for the sake of understanding what you may see, here are some examples.
En la mayoría de chats, los Dominantes usan mayúsculas mientras los sumisos minúsculas. Hay excepciones, claro, ya que a muchas personas no les gusta la restricción y el ser marcado por esta regla no escrita. No soy fan de ciber collares, pero por el simple hecho de poder comprender lo que podrán ver, aquí les dejo algunos ejemplos.
jane{T} - curly brackets indicate the sub has an online collared relationship with Dominant, Tarzan.
juana{T} brackets rizados indica que el sub tiene una relación de collar ciber con el Dominante Tarzan
Tarzan{j} - some dom's also use the brackets in their own nicks to show they own a submissive. In this case, jane.
Tarzan{j} algunos Doms también usan estos brackets en sus propios nicks para mostrar su pertenencia. En este caso, juana.
jane[T] - the straight brackets are usually used to show the relationship is real life rather than purely cyber.
juana[T] los brackets lisos usualmente son usados para demostrar que la relación, aparte de ser cyber, es real.
jane[{T}] or jane{[T]}- use of both brackets indicates that jane and Tarzan have a real life relationship that is likely long distance, and most of their exploration is done online.
juana[{T}] o juana{[T]} - el uso de los dos brackets a la vez significa que juana y Tarzan tienen una relación real que es de larga distancia, y que la mayoría de ella es vivida online.
jane-{T} - the use of the "-" between the nickname and the collar usually indicates that the dominant is either just a mentor, or the submissive is still 'in training'
juana- {T} el uso del guion entre el nick y el collar usualmente indica que el Dom es solamente un Mentor o la sumisa aun esta en etapa de prueba y entrenamiento.

Mis saludos,

cookie
*
*Gracias Lord Wunjo por dejarme poner tan interesante y acertado escrito aqui, en mi rincón. Muchas gracias ;)
*Gracias a ti tambien, cookie. Que sabes que te quiero mucho, guapetona :)

Me ayudasteis a llegar hasta aqui...

Esta es la entrada número 100 de mi blog.
Solo quería daros las GRACIAS a
tod@s los que pasais por aqui de vez en cuando, a los amig@s que me animais a seguir, a l@s que me ayudais a hacer de este rincón un sitio acogedor con vuestras gentiles colaboraciones...
a
tod@s, GRACIAS de corazón!!
Os dedico esta canción con todo mi cariño.
Un millón de besos :)
kaya

"You've got a friend"

by

Shania Twain, Carole King, Gloria Estefan & Celine Dion.