Carta de un buen amigo

2009 ya está aqui...

Podría desearte muchas cosas:
- Que tu vida sea tan apasionante como una película de aventuras: sin días grises, sin historias anodinas, siempre de de novedad en novedad y de sorpresa en sorpresa (todas agradables)... en la que las cosas acaben siempre bien (incluso mejor que bien) como si de un cuento de hadas se tratara.
- Que tu cuenta corriente ande saneada y oronda, de modo que no necesites hacer ningún número para llegar a fin de mes.
- Que tu salud sea satisfactoriamente buena, sin sobresaltos, sin más achaques que los indispensables para recordarte que estás viva... y sin que tu cuidado personal llegue a convertirse en una obsesión para ti.
- Que encuentres el amor de tus amores; y si ya lo has encontrado, que lo conserves y lo vivas como en una nube, embebida en tus sensaciones y sentimientos y cada día más embelesada...
Podría desearte todo eso, y mucho más. Y lo deseo.
Pero sé que conseguir cualquiera de esas cosas no está en tus manos, ni en las mías. Es como desear que te toque la lotería. Y siempre son muchos más los que prueban suerte, soñando que les toque, que los que al final resultan agraciados.

Así que te voy a desear otras cosas menos rimbombantes, pero mucho más factibles. Verás que cada deseo que formulo viene a ser como una tarea que te propongo. Porque estoy convencido de que las cosas importantes no llegan caídas del cielo. Hay que ganarlas y construirlas, día a día y minuto a minuto; y el esfuerzo que ponemos para alcanzarlas es lo que las hace verdaderamente valiosas.
Mis propuestas son, por ejemplo:
- Que durante el próximo año te esfuerces en mirar todas las cosas con ojos de niño. Porque sólo con esos ojos te podrás sorprender con cada cosa que veas, hagas, te digan o suceda. Y podrás descubrir el tesoro que esconden las cosas cotidianas y hasta aparentemente vulgares: una canica, un botón de nácar, una hoja seca, un trasto de desecho, el vuelo de un gorrión o los juegos de una lagartija. Y sólo con ojos de niño serás capaz de mirar al que tienes enfrente sin desconfiar de él y sin ponerte a la defensiva.
- Que todos los días del año, uno a uno, (y cada cosa que hagas en ellos) los sazones con una pizca de ilusión (si te atreves a aumentar la dosis, todavía mejor: el resultado te dejará flipando), una cucharada sopera, colmada, de esfuerzo, y una buena chorretada de amor. Comprobarás que hasta las cosas más irrelevantes, las más cansadas, y hasta las anodinas, adquieren un brillo y un significado nuevo con ese apaño.
- Que te sepas rodear de cómplices. Búscalos entre tus compañeros de trabajo, tus vecinos, tu familia, tus amigos, tus amores... No te obsesiones con encontrar personas excepcionales, que casi seguro no las encontrarás. Pero procura que los que elijas sean buenos cómplices: que te comprendan al primer guiño... e incluso con sólo verte, que estén siempre dispuestos a echarte una mano en lo que haga falta, que no te abandonen cuando la suerte o el éxito te den la espalda, que sepas que los tendrás a tu lado incluso cuando los defraudes... Verás que con una ayuda así, no es tan difícil conseguir incluso muchas de esas cosas que consideramos imposibles.
- Que salgas de ti misma. ¡Claro que tienes que cuidar de ti y de tus cosas! Pero he ido descubriendo que, cuando uno sólo se mueve pensando en su propio interés, sin otras miras ni objetivos, suele terminar empobreciéndose, y acaso prisionero de sí mismo. No sé quién dijo que “hay más alegría en dar, que en recibir”. Y si nos gusta recibir regalos, todavía es más bonito (seguro que lo has comprobado en más de una ocasión) hacerlos de corazón...
Podría seguir, pero ya ves en qué dirección miro a la hora de desearte un feliz año nuevo.

Y aún no te he dicho (porque considero que no hace falta) que estoy aquí para acompañarte (si me dejas) en ese camino hacia la felicidad... y para ser tu cómplice si me llamas o al menos me aceptas como tal.

Que seas feliz cada día del 2009.
Y que hagas felices a los que amas.


Eladio
*
*Solo agradecer a mi amigo esta preciosa carta.
Eladio... Sir Egart... ¿Que mas dá? Es Dominante, es un Caballero y es... un Buen Amigo.
GRACIAS, Señor ;)
kaya